fbpx
Automatización aportes y riesgos

Automatización: aportes y riesgos

El siglo XXI es una época de desarrollo y progreso sin precedente en la historia de la humanidad; se han aumentado sensiblemente la productividad y el desarrollo económico, y se han elevado la calidad de vida y el confort en la casa y el trabajo a niveles insospechados. El motor de este significativo avance reside en la automatización, en contraposición con la mecanización que caracterizó al impulso de la Revolución Industrial en los siglos XVIII, XIX y XX.

La automatización constituye la plataforma tecnológica en la que descansa la Cuarta Revolución Industrial, como la denomina el economista alemán Klaus Schwab, y es la que soporta otras vías innovadoras de la arquitectura tecnológica como los dispositivos móviles de comunicación, la Inteligencia Artificial, los robots, el Internet de las Cosas, los vehículos autónomos, la impresión tridimensional, el aprendizaje automático o de las máquinas, la nanotecnología, la biotecnología, la ciencia de los materiales, el almacenamiento de la energía y la computación cuántica, por citar sólo algunos ejemplos.

En términos generales, la automatización ofrece varias e importantes ventajas en la realización de procesos repetitivos, entre las cuales se encuentra la disminución de errores y el incremento en la calidad y velocidad de la producción, disposición y operación permanentes.

Particularizando, entre los enormes beneficios que los individuos pueden obtener de la automatización y de las tecnologías a ella relacionadas, destacan los siguientes:

  1. Elaboración, revisión y traducción de textos
  2. Recepción, asistencia y control en hoteles, restaurantes y empresas
  3. Acceso inmediato a bases de datos y consultas a infinidad de fuentes de información
  4. Aviones y ciertos sistemas ferroviarios que operan y se protegen prácticamente por sí solos
  5. Luces que se encienden al paso de un transeúnte sin haber operado ningún control
  6. Realización de complejos y masivos cálculos matemáticos, su revisión, almacenamiento y generación de salidas
  7. La comodidad y seguridad con que, desde el hogar, se pueden realizar operaciones y obtener el correspondiente comprobante sin desplazarse al banco, a las tiendas o a las dependencias gubernamentales
  8. La posibilidad de comprar en línea en sitios que, de forma automática, registran, facturan y despachan el pedido, lo descuentan del inventario y emiten la orden de recompra al proveedor
  9. Temperatura y condiciones ambientales del hogar, oficina o fábrica que se ajustan por sí solas, según se les ha programado
  10. Levantar el auricular del teléfono y comunicarse al otro lado del mundo sin requerir intervención humana
  11. Satélites artificiales y sondas espaciales que operan en forma autónoma en el espacio a fin de cumplir las funciones para las que fueron creadas.
  12. Máquinas herramienta (o robots) que realizan tareas repetitivas, pesadas, de precisión y alto riesgo
  13. Operaciones de muchas plantas fabriles, centrales generadoras de energía u oficinas controladas por programas previamente establecidos
  14. Capacitación a demanda a través de internet desde cualquier lugar, en el momento elegido y con apoyo permanente de tutores especializados

Todas estas facilidades que brinda la automatización, en conjunto con el desarrollo de la electrónica, en múltiples ocasiones han dejado al hombre actual como un simple observador de la operación de las máquinas, aunque, a veces, sentado frente a un panel de control que requiere el esfuerzo de apretar algún botón para obtener el resultado deseado.

Sin embargo, ciertas actividades como la creatividad, la innovación, la intuición, las decisiones basadas en la experiencia y el mantenimiento de las máquinas, así como los dispositivos de control, seguirán siendo actividades reservadas a los humanos.

Panorama mundial

Entre los estudios realizados sobre el impacto de la automatización, destaca aquel realizado por el McKinsey Global Institute, titulado Un futuro que funciona: Automatización, empleo y productividad, el cual detalla que:

  • Podrá aumentar la productividad mundial de un 0.8 a un 1.4% anualmente.
  • 800 profesiones de las 2 mil analizadas pueden ser automatizadas: 5% totalmente y 30% integradas por actividades que pueden actualizarse.
  • Las actividades susceptibles a la automatización involucran otras físicas en entornos altamente estructurados y predecibles, lo mismo que las vinculadas con la recopilación y procesamiento de datos.
  • Entre las labores que se pueden automatizar destacan manufactura, alojamiento, industria alimentaria y comercio al menudeo, además de algunos empleos para trabajadores medianamente calificados.
  • Los factores técnicos, económicos y sociales determinan el ritmo y alcance de la automatización en una sociedad.
  • La mitad de las actividades actuales pueden ser automatizadas para el año 2055.
  • El cambio que se anticipa en las ocupaciones de la fuerza de trabajo es de una magnitud similar a la época de alejamiento de las labores agrícolas y a la disminución del nivel de importancia de los empleos en la manufactura, los cuales fueron acompañados por la creación de nuevos tipos de trabajos que no se vislumbraban.

Así, la automatización ha impactado de forma importante el trabajo de las personas, ya que está eliminando el trabajo repetitivo, rutinario y monótono, a la vez que modifica otras actividades y ha dado lugar a la creación de nuevas profesiones. Al respecto, se han realizado eventos y reuniones como el Foro Económico Mundial de 2017, en donde se compartió que:

  • Una investigación realizada por la Escuela de Negocios de la Universidad de Oxford arrojó que se podría automatizar el 47% de los empleos de Estados Unidos durante las siguientes dos décadas.
  • Un estudio de la consultora McKinsey concluyó que las empresas van a automatizar el 45% de sus actividades.
  • La automatización, la robótica y la Inteligencia Artificial están desplazando el trabajo humano.

Por otro lado, en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se realizó un estudio publicado en 2018 donde participaron 21 países, el cual concluyó que sólo el 9% de los empleos existentes se puede automatizar.

En otros estudios de la OCDE, se ha estimado que alrededor del 14% de los empleos en los países miembros de esta organización está bajo riesgo de ser automatizados, mientras que otro 32% tiene probabilidades de experimentar cambios importantes a causa del uso de la tecnología de referencia.

Con los avances tecnológicos de los que disponemos hoy en día y de los que iremos disponiendo en el futuro, las ocupaciones están en riesgo de desaparecer como actualmente las conocemos.

Situación en México

La evolución de las tecnologías asociadas a la automatización ha experimentado en nuestro país un crecimiento acelerado en los últimos cinco años, aunque su implementación no ha sido todavía de magnitud comparable a la observada en otros países como Japón, India, Singapur y Colombia.

En el Índice de Preparación para la Automatización o The Automation Readiness Index, realizado por The Economist Intelligence Unit, para el cual se analizaron 25 países, México se ubicó en la posición 23. En los primeros diez lugares aparecieron Corea del Sur, Alemania, Singapur, Japón, Canadá, Estonia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Australia.

Por cierto, cuatro países de América Latina se clasifican en este índice como apenas emergiendo a la automatización: Argentina en el puesto 17, Brasil en el 19, Colombia en la posición 20 y, como ya dijimos, México en el lugar vigésimo tercero.

10 ocupaciones más susceptibles de automatización en México

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (ENOE 2018), son las siguientes con una probabilidad de automatización muy semejante, tomando en cuenta las tendencias estudiadas por Michael Osborne y Carl Frey en 2013:

  1. Preparadores de impuestos
  2. Técnicos de biblioteca
  3. Especialistas en aduanas
  4. Técnicos matemáticos
  5. Empleados de telemarketing
  6. Aseguradores
  7. Comerciantes de catálogo
  8. Trabajadores del proceso fotográfico
  9. Trabajadores del alcantarillado
  10. Sastres

En general, las actividades que realizan las mujeres tienen menor posibilidad de sufrir automatización que las llevadas a cabo por hombres, según el estudio El futuro del empleo: Qué tan susceptibles son los empleos hacia la automatización de Osborne y Frey (2013). Hay una mayor tendencia en el grupo de edad de 25 años o menos.

El riesgo de que se automaticen las actividades que realizan los trabajadores según su grado académico de preparación va disminuyendo conforme más estudios tengan. La razón es que las actividades de las personas con estudios superiores son menos rutinarias y necesitan mayor grado de creatividad e innovación.

En el Foro “Balance de las Reformas Estructurales”, efectuado en agosto de 2018 en el Senado de la República, Enrique Cabrera comentó que, para 2034, la mitad de las actividades laborales que se realizan en México van a estar automatizadas. Varios de los asistentes al evento concordaron en que México puede hacer frente a este evento si logra transformarse en los próximos 20 años, ya que se compensará con los nuevos sectores de actividad y la generación de empresas de base tecnológica.

En dicho evento, también se subrayó que nuestro país tiene 15 años para no perder su capacidad competitiva, que actualmente ofrece la mano de obra barata, y convertirse en un país capaz de generar innovación.

El avance de la automatización en México dependerá de cuánto se esté dispuesto a invertir en ésta. La Organización Mundial del Comercio reporta que, actualmente, México es el cuarto mayor importador de robots industriales con un monto de inversión de 158 millones de dólares. Sólo es superado por China, Alemania y Estados Unidos.

El trabajo en la era de la automatización

No se puede frenar el desarrollo tecnológico para evitar que la automatización desaparezca las actividades repetitivas. Debemos estar preparados para capacitar a los profesionistas a fin de cubrir las nuevas necesidades. Los nuevos profesionistas necesitan tener competencias múltiples y diferentes ámbitos de conocimiento.

De acuerdo con Clarín Tecnología, hacia el año 2020 podremos observar los siguientes empleos, entre otros:

  1. Analistas y programadores del Internet de las Cosas, quienes necesitan tener conocimientos analíticos, de programación y lógica
  2. Arquitectos de realidad virtual y aumentada, que además deberán contar con conocimientos de psicología y sociología
  3. Científicos de datos para procesar grandes cantidades de datos. Requerirán de conocimientos analíticos, de programación y lógica
  4. Diseñador de órganos con conocimientos médicos para la impresión de órganos en 3D
  5. Robotista con conocimientos de ingeniería y computación, especializados en el desarrollo de robots, además de tener experiencia en Inteligencia Artificial e impresión 3D
Comentarios de Facebook
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos las actualizaciones de contenido, notificaciones e invitaciones exclusivas. Puedes darte de baja cuando lo desees.

Te suscribiste a nuestro boletín. Muchas gracias

Share This