Cada año se celebra el congreso nacional del Comité de Informática de la Administración Pública Estatal y Municipal (CIAPEM). Esta vez se reúnen en el Estado de Tabasco del 29 de noviembre al 1 de diciembre de 2017. ¿Qué le aporta el CIAPEM a México? ¿Qué ha logrado para los ciudadanos mexicanos?

Sin lugar a dudas, la reunión del CIAPEM es cada vez más importante por la transformación digital que vivimos. La revolución digital nos invadió de repente a fines del siglo pasado, cuando la informática entró de lleno en la operación de la administración pública en todos sus niveles. Lo vemos a diario cuando observamos en cualquier oficina gubernamental las computadoras que llegaron para quedarse. La mayoría de los trámites gubernamentales pasan necesariamente por una base de datos, ya sea para consultar nombres y apellidos, o para cuestiones más complejas como verificar identidad, costos, pagos y límites geográficos, entre otros.

A lo largo de la última década, hemos visto cómo la informática en la administración pública ha ido cobrando mayor valor. Pasó de ser un clasificador y perforador de tarjetas de nómina a una herramienta imprescindible para emitir facturas fiscales, controlar contribuyentes y distribuir el gasto público en los organismos de gobierno. Eso sin contar con el avance vertiginoso que ha tenido en las instituciones financieras y bancarias de nuestro país, quienes en muy pocos años se transformaron en banca en línea. En cambio, en los gobiernos municipales, estatales y federal ha dejado de ser un controlador de nóminas para convertir a las tecnologías en herramientas que administran gasto, deuda, delegación de tareas, distribución de responsabilidades y mucho más.

En un contexto donde los ciudadanos utilizan cada vez más la tecnología para comunicarse, interactuar y hacer negocios, el gobierno electrónico se encuentra en el centro de esas transacciones y comunicaciones, regulando, limitando e impulsando el acceso a las plataformas tecnológicas que permiten el uso de la carretera de la información.

Hoy en día, la informática de la administración pública tiene un rol fundamental en la construcción del Sistema Nacional Anticorrupción al colocar como centro del combate a la corrupción a las bases de datos de servidores públicos acusados de este tipo de actos, además de cruzar información de recursos públicos con cuentas bancarias, nóminas y licitaciones públicas, entre muchos otros procesos y datos que se requieren a fin de exponer los casos de corrupción y frenar este cáncer que tanto daña a nuestra nación.

Por ello, es que pregunto: ¿dónde está el CIAPEM que nuestro país necesita? ¿Qué debería hacer el CIAPEM? ¿En que se debería convertir este club de expertos en informática gubernamental? Hay varios caminos que puede tomar y me permito exponer algunos de ellos.

Caminos recomendados para el CIAPEM

El Comité de Informática de la Administración Pública Estatal y Municipal debe integrar el conocimiento y la experiencia de los cientos de informáticos, jefes de soporte técnico, directivos de informática, administradores de sitios web y community managers, quienes al compartir sus conocimientos ayuden a formar a otros en este trabajo tan dinámico y de permanente actualización.

Necesita convertirse en ese espacio virtual o físico que promueva dicho intercambio y deje de ser solamente una pasarela anual de proveedores que intentan convencer a expertos o incautos de las bondades de sus productos o sistemas, pero que pierden cada tres años a un profesional experimentado en la ciencia de datos del gobierno.

Al mismo tiempo, el CIAPEM debe ser una bolsa de trabajo donde confluyan profesionales de la informática gubernamental que puedan promoverse entre todos los ayuntamientos y las oficinas estatales y federales que los contraten. Para ello, es obligado pensar en un CIAPEM que otorgue certificaciones y valore el trabajo y la experiencia de sus agremiados, con el objetivo de ofrecer mejores profesionales del área en nuestro país.

El comité tiene todo para impulsar un gobierno inteligente tanto en el desarrollo de capital humano, como en la experiencia de aquellos que han pasado décadas trabajando en los datos del gobierno y asistiendo a la convocatoria del CIAPEM, dejando olvidada su experiencia y conocimiento. Hoy la tecnología ofrece reducir tiempos y distancias, impulsar multitudes inteligentes para resolver problemas comunes, proponer soluciones trascendentales para el futuro de la informática en el país. Es tiempo de dejar atrás el turismo informático para abrirle la puerta al gobierno inteligente.

¿Qué más puede aportarle el CIAPEM a México? Además de la experiencia de sus profesionales y de la bolsa de trabajo, es urgente aprovechar las tecnologías para construir comunidades inteligentes y crear realmente una red social digital donde participen todos: los políticos, los funcionarios gubernamentales, la burocracia informática y los ciudadanos, en aras de impulsar la transformación digital de nuestro país.

Un caso en otros países es la General Service Administration de Estados Unidos que ha logrado informar, aglutinar y reunir a la mayoría de los profesionales de la informática, como webmasters, CIOs, community managers y helpdesk, dentro de una red nacional para dar cursos, entrenamiento y certificaciones.

La red social de la administración pública NovaGob en España, que agrupa a más de 3 mil administradores públicos de todos los niveles de España y América Latina, es otro ejemplo de lo que puede ser un grupo de profesionales de esta rama y cómo interactuar entre ellos usando las Tecnologías de Información y Comunicación.

El CIAPEM ha llegado al punto donde tiene que tomar una decisión histórica: convertirse en el impulsor de la innovación pública del gobierno mexicano, o bien, en el lastre de la vieja informática mexicana. Quienes lo integran y desintegran cada año deben pensar más allá del corto plazo de las administraciones efímeras que dejan a su paso. ¿Cuál fue su contribución en la política pública de la informática gubernamental? ¿Qué le dejaron a México?

Por eso, debe comenzar por proponer políticas públicas en conjunto, con su fortaleza estatal, municipal y federal. Es urgente una política nacional de gobierno digital, donde se proponga la figura del Jefe de Información Gubernamental (CIO) y se eleven al nivel adecuado las funciones a todos aquellos jefes de departamento, webmasters y jefes de información pública, quienes son responsables de la mayor riqueza de cualquier organización hoy en día: la información.

En suma, el CIAPEM:

  • Tiene que dejar atrás los vicios que le han impedido convertirse en un interlocutor capaz y asumir su responsabilidad histórica y cívica.
  • Debe institucionalizarse para evitar que los egoísmos personales y la competencia política interna lo mantengan como una pasarela de aspirantes nerds a la grilla local o nacional (que cada año se disputan la misma pasarela) para no dejar nada detrás.

Los ciudadanos esperamos del CIAPEM mucho más de lo entregado hasta ahora. Ha llegado el tiempo de rendirle cuentas a quienes les pagamos décadas de turismo informático nacional.

Comentarios de Facebook
El CIAPEM que México necesita
9.4Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
9.4

Sobre El Autor

Es Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México y Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 2. También dirige NovaGobLab para México. Estudió la Maestría en Administración con especialidad en Mercadotecnia y el Doctorado en Administración especializado en Sistemas de Información (ITESM). Recientemente ha publicado en coautoría el libro Avances y Retos del Gobierno Electrónico en México.

Artículos Relacionados

Pin It on Pinterest

Share This