En su papel preventivo

Debe formar parte del sistema de herramientas que inhibirán la realización del fraude en la empresa. Realizar ejercicios de este tipo brinda un claro mensaje al interior de la organización: las operaciones son monitoreadas de una forma adecuada y las actuaciones de los funcionarios de la empresa y de todo el personal son constantemente evaluadas.

Está comprobado que la percepción de que hay expertos profesionales contratados por la organización realizando este tipo de servicios disminuye la posibilidad de eventos de fraude.

Detección del fraude

Si es llevada a cabo por equipos especializados, aumenta, en buena manera, los hallazgos de situaciones no deseables e incluso el equipo de auditoría forense está preparado para brindar asesoría en situaciones que, aunque no provengan de fraude, pueden provocan pérdidas importantes a la empresa.

Al evaluar esas fugas, el equipo debe determinar sus razones, con la finalidad de saber si provienen de un fraude o de cualquier otro tipo de circunstancia, lo cual permite dar una gama de soluciones ante la situación encontrada.

Corrección y consecuencias

Una vez que la investigación forense ha sido realizada y las causas de las incorrecciones fueron determinadas, la auditoría forense colocará a la empresa o institución en posición de aplicar las medidas en consecuencia, a fin de resarcir tanto las razones que dieron lugar a los eventos indeseados, como fortalecer el modelo de administración.  

Generación de valor

A partir de la auditoría forense, a menudo la empresa encuentra:

  • Un aseguramiento más puntual de sus operaciones
  • Mejor desarrollo de sus procesos administrativos, productivos y operativos
  • Nuevos esquemas de protección de sus bienes
  • Perfeccionamiento de sus modelos de negocio

Estos aspectos, por supuesto, son un valor agregado como resultado de la aplicación de los trabajos de este tipo de auditorías.

Mejora de las finanzas

Claro está que otro tipo de ventaja al detectar fraudes es una mejora en las finanzas, al frenar el saqueo de recursos y coartar los modus operandi que han provocado pérdidas económicas. Esto señala las debilidades que hay que subsanar.

Por otra parte, el examen forense permite detectar las áreas vulnerables donde es posible que sucedan actos ilícitos e incluso las fallas que podrían originar posibles fugas, cuando aún no se han tenido en la entidad financiera. Así, el experto forense encuentra una inconsistencia en los controles, la cual pudiera abrir una ventana a la oportunidad del fraude.

Posibilidad de deducción

Hasta en México es posible deducir lo perdido por medio del fraude, aunque, por supuesto, deben cubrirse todos los requisitos que se establecen para su deducción. Por ejemplo, los hechos deben ser denunciados y las autoridades del Poder Judicial tienen que declarar la denuncia aceptada y procedente.

Para ello, lo más importante es que los sucesos sean correctamente evidenciados con pruebas indubitables y que los montos sean apropiadamente determinados, lo cual es muy importante, aunado al hecho de que los procedimientos del sistema judicial penal recién han cambiado y hoy en día se necesita a un experto en juicios orales para intervenir en el mismo.

Aun así, es una forma de recuperar por lo menos una parte importante de lo perdido en los fraudes determinados (claro, dependiendo del tipo de contribuyente), pero en general podríamos hablar de una recuperación del 30% de lo defraudado al hacer deducible este indeseado evento para efectos fiscales.

Desarrollo de control interno

Otra de las ventajas de realizar auditorías forenses dentro de las empresas es la integración de controles antifraude de carácter preventivo, detectivo y correctivo, lo que robustece a la administración. Pero hay que tener mucho cuidado al diseñarlos, ya que éstos deben ser inteligentes y no maniatar a la operación de la empresa como a veces sucede, pues con frecuencia nos encontramos con comentarios como “Lo que pasó es que ahora parece que trabajamos para los controles” (definitivamente un error).

En pocas palabras, los controles deben trabajar para la empresa y no al revés. Esto se logra con una clara idea de cómo funciona la administración, la operación, los procesos productivos y los sistemas de Tecnologías de la Información desarrollados para la institución. Es necesario apalancar los procesos para colocar los sistemas de monitoreo y de control como una actividad inmersa en los mismos, es decir, como algo propio de los módulos de trabajo, así como maximizar los programas de apoyo (software) que se diseñan para la empresa y que, en ocasiones, forman parte de su propiedad intelectual.

Es muy importante hacer conciencia de que el control es una fase indispensable del proceso administrativo y una tarea que siempre debe estar incluida en las actividades de supervisores, administradores y tomadores de decisión. Quien no hace esta tarea, no administra de manera completa su área de influencia o de trabajo.

Un ambiente de compromiso ante el riesgo

En nuestros días, la auditoría forense está tomando gran importancia en el desarrollo de la sociedad. Aunque al realizarla no se puede garantizar al cien por ciento que se encuentren fraudes, no por nada se han llevado a cabo adecuaciones en el ámbito gubernamental, por ejemplo, para dar cabida al Sistema Nacional Anticorrupción que adopta estas prácticas como sistema medular.

En el caso de las empresas privadas, dicha actividad tiene una gran gama de beneficios con un impacto visible a corto plazo y que, por supuesto, enmarcan el gran propósito de los administradores en cuanto a hacer que las cosas funcionen de la mejor manera en la organización.

La herramienta contribuye a crear un ambiente de compromiso ante los riesgos empresariales y ayuda a desarrollar los procesos de la empresa. También añade valor a los modelos de negocio, a través de la incorporación de mejores métodos de obtención de rendimientos financieros saludables. Si se ha descubierto un fraude −cuando se cubren los requisitos fiscales−, permite recuperar por lo menos una parte de los daños vía deducción fiscal, por lo que es muy importante tener siempre a la mano a un examinador certificado de fraude. ¿Usted ya tiene al suyo?

Comentarios de Facebook
La auditoría forense y su importancia para las empresas
9.6Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
9.6

Sobre El Autor

Contador Público egresado de la Universidad de Sonora y Maestro en Consultoría Interna y Externa por el Instituto Empresa Inteligente. Actualmente es el Vicepresidente Gubernamental del Noroeste en el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), así como Vicepresidente de Legislación del IMCP Sonora. Cuenta con la Certificación de Examinador de Fraude por parte de la Association of Certified Fraud Examiners.

Artículos Relacionados

Pin It on Pinterest

Share This