fbpx
Orban López Cruz CC BY-NC

Innovación gubernamental como requisito para un gobierno digital

cc by saHablamos mucho hoy en día de Innovación Gubernamental y también mucho de Gobierno Digital, definitivamente hace ver bien a quienes proponen trabajar en estos temas y a quienes se dice que ya lo están haciendo. No estar involucrado significa no estar atento a las indicaciones de los expertos e incluso ser cuestionado en nuestro quehacer.

Mi abuelo a menudo decía “vamos viendo de qué estamos hablando para podernos entender antes de regarla”. No es el propósito teorizar o lanzar definiciones, simplemente se trata de lanzar un haz de luz para revisar estos temas desde una particular perspectiva. Si bien, podemos encontrar una vasta literatura al respecto de los mencionados temas, algunos provenientes de organismos de mucho respeto profesional, académico e incluso moral, la pregunta sigue siendo: ¿sabemos bien de qué estamos hablando? Para acercarnos a su comprensión, independientemente de que ya tengamos camino recorrido en las aguas someras e incluso en las aguas profundas de la compleja jerga de la informática gubernamental y de negocios, siempre vale la pena hacer un alto para reflexionar. Julio César Margain en reciente entrevista dijo al respecto de su experiencia a cargo de e-México: “proyecto que no se reflexiona no tiene sentido hacerlo”. Podemos hacer mucho, leer mucho o conversar mucho y no llegar a tener suficiente claridad si no intentamos ver las cosas desde perspectivas diferentes.

Académicamente, en el campo de las ciencias sociales se habla del abordaje del objeto o de los objetos de estudio, el cual puede siempre efectuarse desde diversos puntos de vista. Yo quierdo limitarme a un análisis medios-fines clásico, desde luego sin entrar en los detalles y minucias que establece la filosofía ética y demás disciplinas interesadas en este tipo de discusiones.

Las organizaciones al igual que los seres humanos actúan, y lo hacen según determinados objetivos. Para ello emplean medios para lograr sus fines. Esta aseveración puede parecer elemental, sin embargo, es fuente fértil de confusión que nos lleva a frecuentes frustaciones.

La innovación, sin lugar a dudas ha sido un medio para asegurar la competitividad y supervivencia de las organizaciones, en un contexto en el que lo que se mide tiene que ver generalmente con rentabilidad, pero ¿qué hay respecto a la Innovación Gubernamental? Sin entrar en detalles, palabras más o palabras menos me parece que lo que se mide y lo buscamos los ciudadanos de cualquier parte del mundo es bienestar, calidad de vida, así como elevar la competitividad económica del país con todas las complejidades y retos que esto implica. La innovación gubernamental, en este sentido se concreta en la oferta de los mejores servicios basados basados en las mejores prácticas y tecnologías disponibles, para lograr estos fines.

Dicho lo anterior, vemos que la Innovación Gubernamental pasa necesariamente por la determinación cualitativa y cuantitativa del alcance de estos fines, para poder medir si lo estamos haciendo bien.

Alcanzamos así una relación medios-fines, donde la Innovación es un medio que nos puede permitir alcanzar los más nobles fines gubernamentales.

El consultor Dough Sundheim publicó recientemente en el sitio de Harvard Business Review un artículo con el provocador título: “A los innovadores exitosos no les importa la innovación”. Como muchas aparentes paradojas, ésta se entiende si la expresamos como: “a los innovadores exitosos no les importa la innovación por si misma, sino que ésta es sólo un medio (un subproducto, dice Sundheim) de buscar fervientemente la solución a problemas”.

En el sentido de lo anteriormente expuesto, podemos concebir al Gobierno Digital como el entramado de metodologías, tecnologías y herramientas disponibles, en general basadas en las TIC, para desarrollar capacidades de Innovación Gubernamental, de otra forma no tendría sentido un Gobierno Digital.

Nos encontramos nuevamente con una relación medios-fines, donde un Gobierno Digital es un medio, desde luego no el único, que nos permite alcanzar la tan anhelada Innovación Gubernamental en aras de alcanzar como fin último un mejor gobierno. La innovación se constituye así en un fin intermedio o medio-fin para subrayar la naturaleza dual de los conceptos.

¿Es possible realizar un “modelado medios-fines” a un mayor nivel de detalle? desde luego que sí, tomando en cuenta ciertas precisiones que sugiere Henry Hazlitt[i]:

  • Los “fines” pueden ser “plurales”, pero únicamente si reconocemos que estos se refieren a fines subordinados o intermedios, como puede ser el alcance en gobierno de determinados indicadores sectoriales.
  • Los fines nunca pueden ser irreductiblemente plurales. Al seleccionar entre fines subordinados, como continuamente nos vemos obligados a hacerlo, necesariamente somos atraídos por la preferencia de unos respecto de otros. La preferencia se basa en nuestro criterio de que uno de estos “fines” está más cerca de ser un fin último para nosotros, o por lo menos un medio mejor para alcanzar un fin “más último” que otro.

La Estrategia Digital Nacional (EDN) es un excelente ejemplo de plan de acción que ilustra un razonamiento medios fines. Al desarrollar en su modelo la dupla habilitadores-objetivos permite proyectar y adecuar los objetivos para maximizar su impacto social, económico y politico en beneficio de la población. Asimismo, cuenta con los habilitadores como medios que permiten generar las condiciones para lograr los objetivos previstos.

Como plan de acción la EDN define cada uno de los conceptos expresados para estar ciertos que todos estamos entendiendo lo mismo, y desglosa los objetivos estratégicos en objetivos secundarios relacionándolos con los habilitadores o medios para alcanzarlos, para así contar finalmente con las líneas de acción requeridas.

Asimismo se “mapean” los objetivos de la EDN con las metas nacionales con cierto nivel de explicitación, lo cual convierte estos objetivos en fines-intermedios para estos efectos.

A partir de lo anterior podemos encontrar que un análisis medios-fines al mismo tiempo que simple, puede ser el basamento para comprender mejor la complejidad de nuestra realidad. Edgar Morin[ii] en diversos escritos discurre ampliamente acerca de la relación medio-fines, los cuales inter-retro-actúan entre sí, de modo que los medios influyen positiva o negativamente en la finalidad a alcanzar.

La relación gobierno digital con Innovación gubernamental, así como el rapídisimo análisis de la EDN nos permiten descubrir la riqueza de un razonamiento que espero les sea de mucha utilidad.

[i] Filósofo y economista liberal estadounidense, y periodista de The Wall Street Journal, elNew York Times, Newsweek y The American Mercury, entre otras publicaciones. Hazlitt escribió más de 20 libros a lo largo de su vida, siendo el más conocido “Economics in One Lesson” (“La economía en una lección“). También destacan “The Foundations of Morality”, su obra fundamental sobre ética, y “The Failure of the New Economics”, una detallada crítica capítulo por capítulo de la “General Theory” de John Maynard Keynes

[ii] Edgar Morin, de nacimiento Edgar Nahum (París8 de julio de 1921), es un filósofo y sociólogo francés. Morin manifiesta que la innovación presupone una cierta desorganización y relajamiento de tensiones estrechamente vinculados con la acción de un principio reorganizado.

Comentarios de Facebook
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos las actualizaciones de contenido, notificaciones e invitaciones exclusivas. Puedes darte de baja cuando lo desees.

Te suscribiste a nuestro boletín. Muchas gracias

Share This