fbpx
Internet de las Cosas: tecnología a nuestro servicio

Internet de las Cosas: tecnología a nuestro servicio

¿Alguna vez imaginaste que tendrías a tu disposición una gran variedad de productos y servicios que te facilitarían la vida tomando decisiones o hasta actuando por ti? Tenis y relojes que monitorean la actividad física y envían sugerencias para mejorar tu condición y salud; refrigeradores que generan en automático una lista de compras para el supermercado; dispositivos que, con tu voz, reproducen música o los programas de televisión que deseas ver, organizan tu agenda y te envían recordatorios; entre otros servicios disponibles en el mercado. 

Esto es posible gracias a las nuevas tecnologías del llamado Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) que están cada vez más inmersas en nuestra vida cotidiana y que nos conducen hacia un mundo inteligente y conectado donde las cosas colaboran entre ellas, proveen información y actúan en consecuencia, con o sin la intervención de los usuarios. 

Sensores, actuadores, cámaras, robots, drones y otros dispositivos que, junto con protocolos de comunicación y sistemas informáticos, generan un internet sensorial en el que los objetos físicos ven, escuchan, “piensan” y realizan acciones mediante la comunicación entre ellos, al obtener información que habilita la toma de decisiones.

Enriqueciendo sectores

El Internet de las Cosas abre un mundo de posibilidades en todos los ámbitos que podamos imaginar: ciudades, salud, seguridad, industria, agricultura, educación, clima, turismo y muchos otros más. 

Por ejemplo, en el tema de las ciudades puede favorecer los sistemas de movilidad con servicios que habiliten el monitoreo en tiempo real del transporte público para brindar mejor información al usuario sobre los tiempos de espera. Asimismo, puede realizar análisis de tráfico en tiempo real para un control más inteligente de los semáforos, previniendo así congestiones vehiculares.

Por otro lado, en el sector turístico, utilizando beacons (dispositivos basados en tecnología bluetooth de bajo consumo que emiten una señal broadcast), es posible enviar notificaciones a los teléfonos celulares que se encuentran en su rango de alcance con información adicional sobre un sitio turístico, una pieza de arte o cualquier objeto dentro de un museo. 

Finalmente, en el área de la salud se pueden utilizar dispositivos que suministren medicamentos a personas con diabetes o presión alta de manera automatizada, enviando alertas a su médico si detecta un problema. O bien, se pueden implementar sistemas para pacientes con algún deterioro cognitivo (como el Alzheimer) que identifiquen cambios en su rutina y puedan ser señal de alerta para sus familiares. En el hogar es posible automatizar el control de ventanas y puertas, regular la temperatura e iluminación, detectar fugas de gas o agua, y controlar la seguridad.

Sin embargo, actualmente la Unión Europea ya apuesta por iniciativas de gran escala que promueven el desarrollo, la investigación e interoperabilidad de tecnologías avanzadas en un ecosistema IoT económicamente sostenible, a fin de que den respuesta a las necesidades de usuarios finales. Ejemplos de estos proyectos son: 

  • ACTIVAGE: utiliza IoT para crear entornos de vivienda inteligentes que permitan a adultos mayores vivir de manera independiente por más tiempo.
  • IOF2020 (internet de la comida): explora el potencial de las tecnologías IoT para la industria alimentaria y agrícola europea, buscando mejorar la calidad de los productos y disminuir el uso de pesticidas y fertilizantes.
  • MONICA: utiliza Internet de las Cosas para gestionar el sonido y la seguridad en eventos culturales y deportivos realizados al aire libre, utilizando pulseras inteligentes, cámaras y bocinas.
  • AUTOPILOT: proporciona servicios para vehículos de conducción autónoma, tales como estacionamientos automatizados o mapas dinámicos digitales.

¿Y en México? LaNIF

En el Laboratorio Nacional de Internet del Futuro, iniciativa de INFOTEC-Conacyt, se provee de una infraestructura de cómputo de alto desempeño para experimentación y comercialización de proyectos de IoT y de otras tecnologías básicas a la siguiente generación de internet: cómputo en la nube, Internet de las Cosas y análisis de grandes cúmulos de información.

El LaNIF cuenta con un área de investigación y desarrollo tecnológico que aborda proyectos de IoT con temáticas de movilidad en ciudades, considerando monitoreo de calidad del aire, tráfico en tiempo real y elementos alergénicos. Estos datos son utilizados para visualización de información en mapas que ayudan en la selección de la mejor ruta rumbo a un destino. 

Adicionalmente, la información histórica se utiliza para la predicción de contingencias ambientales y accidentes viales. Los servicios inteligentes del LaNIF también pueden ser aplicados en ámbitos como transporte, seguridad, agricultura, turismo, ciudades inteligentes, energía, industria y salud, entre otros.

Estos son tan sólo algunos ejemplos de los productos y servicios basados en IoT que existen en la actualidad. Como podemos apreciar, esta tecnología tiene claramente un potencial revolucionario que, sin duda, continuará sorprendiéndonos con nuevas soluciones que provean una nueva forma de interacción y comunicación entre cualquier persona con cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier lugar, ofreciéndonos servicios que nos brindan comodidad y que pueden beneficiar nuestra calidad de vida. Al parecer, continuará siendo una vía de generación de nuevos modelos de negocio, impactando en el crecimiento de la economía mundial.

Comentarios de Facebook
More Stories
Internet del Espacio para Internet de las Cosas
Internet del Espacio para Internet de las Cosas

Suscríbete a nuestro boletín

Te enviaremos las actualizaciones de contenido, notificaciones e invitaciones exclusivas. Puedes darte de baja cuando lo desees.

Te suscribiste a nuestro boletín. Muchas gracias

Share This