En las últimas semanas se han presentado circunstancias ambientales en la Ciudad de México que han llevado a muchos a pensar que opciones como el Teletrabajo podrían ser buenas alternativas para problemas como movilidad, horas hombre desperdiciadas, generación de contaminantes por traslados, disminución de la huella de carbono, sin embargo pueden ayudar no solo a problemas ambientales, sino a objetivos más convencionales de las empresas como la reducción de gastos económicos para la empresa y el trabajador, disminución de costos por infraestructura, cumplimiento de objetivos laborales, disponibilidad de horarios, etc. etc. Aunque también hay que considerar que en México aún no tenemos los elementos necesarios para poder considerar esta opción de manera abierta, pues hay muchas implicaciones a considerar, ya sean culturales, legales, económicas, etc. En el presente artículo trataremos de ahondar un poco en algunas de ellas, desde las implicaciones logísticas hasta las legales.

Comencemos por decir que no todos los trabajos pueden ser realizados mediante esta modalidad, pues algunos de ellos requieren de actividades que solo pueden desempeñarse en el sitio laboral, como sería la mayoría de las profesiones de servicio al público como la medicina, u oficios de producción de algún bien, como preparación de alimentos o una tintorería solo por mencionar algunos ejemplos, que aunque no se pueden realizar de manera remota, si se pueden promocionar vía internet, pero esa es otra línea de comercio vía web, que por ahora no abordaremos aquí. Sin embargo la mayoría de las actividades de oficina pueden perfectamente realizarse a distancia haciendo lo que muchos denominan “Home Office” para quienes son empleados de una empresa. Y por supuesto más aun para profesionales freelance o emprendedores que trabajan por su cuenta y ofrecen sus servicios por internet, como es el caso de las generaciones más jóvenes. Aquí el punto principal es que muchos podrían decir que necesitan la presencia de compañeros para compartir ideas, desarrollar conceptos en conjunto o solucionar y que por tanto estar a través de una pantalla puede no darles el mismo nivel de retroalimentación, o que la gente no es lo suficientemente responsable para trabajar sin supervisión.

Ahora bien, vamos con el factor personal y de disciplina, pues es recomendable para la persona que realice el teletrabajo contar con un ambiente adecuado para trabajar en casa o en donde se designe; pero debe ser un sitio donde se tenga una línea de teléfono e internet de buena velocidad, así como privacidad y donde los distractores no sean un motivo que haga bajar el rendimiento. Así como que la familia también adquiera el hábito de que se está trabajando y no se pueden atender asuntos distintos en el horario laboral. Este es quizás de los aspectos más complicados pues es muy fácil perder la disciplina de apegarse a horarios laborales y personales, aun estando físicamente en casa y con los hijos a un lado en los casos donde ya sean casados. El punto es procurarse ambientes que permitan la concentración y atención a las obligaciones y que no favorezcan el distraerse en asuntos distintos. Es un hecho también que por estar en casa es muy fácil perder la frontera entre los horarios personales y laborales y si hablamos que hace unos años tardarse un día en responder un correo electrónico podía ser relativamente normal, hoy tardar una hora es inaceptable, y más con la disponibilidad total que brindan los Smartphones, por lo que es más importante saber administrar los tiempos y las prioridades.

Salud personal y empresarial y otros paradigmas laborales de las nuevas generaciones

Es importante mencionar que muchos partidarios del teletrabajo enfatizan que adicional a la calidad de vida que gozan los empleados en este esquema es mucho mayor que aquellos que siguen en el esquema tradicional por no tener el estrés del tráfico o el desgaste del traslado, o que el tiempo de calidad con la familia es mayor para los trabajadores, lo realmente importante es que las empresas tienen la posibilidad de localizar los mejores talentos, sin verse limitados por los límites geográficos, pues se puede contratar a personas que se encuentren al otro lado del planeta si es necesario y asegurar que se cuenta con los mejores colabores disponibles, o que puede también significar una reducción de costos por tener necesidad de una infraestructura menos pesada, por tener necesidad de menos metros cuadrados que cubrir o recursos de mobiliario, energía, agua, etc. Otro factor importante a enfatizar es la diversidad de ideas y culturas que pueden aportar al desarrollo de soluciones más innovadoras de lo que se obtendría con personas inmersas en el mismo contexto social o regional. Aunque también es cierto que los costos de logística, coordinación y control se ven incrementados (y no me refiero necesariamente económicos), pues es necesario asegurar el cumplimiento de los objetivos y que pretextos como que no se pudo atender algo por falta de tiempo o similares ya no son válidos pues muchas barreras se rompen.

Sin embargo no todo es perfecto y en algunas ocasiones este modelo puede no ser tan benéfico como pareciera, un ejemplo emblemático fue la empresa “Yahoo!” que después de haber sido uno de los principales líderes en este esquema, recientemente decidió darlo por terminado y regresar a los esquemas tradicionales: “Para ser el mejor lugar de trabajo, la comunicación y la colaboración serán importantes, así que necesitamos trabajar codo con codo. Por eso es crítico que estemos presentes en nuestras oficinas… Velocidad y calidad se sacrifican a menudo cuando trabajamos desde casa. Necesitamos ser un solo Yahoo! y eso empieza estando físicamente juntos” fueron algunos de los puntos que la CEO de la empresa Marissa Mayer, utilizo para justificar la decisión de terminar con ese esquema laboral. Lo importante es que lo hizo en una época difícil para la compañía y debe ser un caso que se estudie a profundidad a fin de determinar el nivel de relación entre el teletrabajo y la situación financiera de la compañía.

Coworking

Es cierto que las nuevas generaciones tienen paradigmas ocupacionales muy distintos a los que teníamos las generaciones apenas hace dos décadas, y que su confianza y anhelo de movilidad, así como el sentido de libertad de acción o nuevos esquemas en donde las limitaciones geográficas no están en sus conceptos laborales, y que gracias a las nuevas tecnologías los modelos laborales se vean aún más modificados en los próximos años, sin embargo es necesario valorar cuales se adaptan mejor a las necesidades específicas de cada organización. Un esquema que ha surgido en los últimos años es una mezcla de teletrabajo y el esquema clásico, en el cual no se acude a las instalaciones de la organización, pero tampoco se trabaja desde casa, sino en lugares compartidos como fueron los primeros cibercafés, o después oficinas compartidas usados sobre todo para empresas como las denominadas start ups, en los cuales se pueden reunir profesionales de distintas profesiones o con distintas empresas y en los cuales pueden compartir no solo instalaciones sino además ideas, propuestas y generar nuevos modelos de negocio. Este esquema aunque no está clasificado abiertamente dentro del esquema de teletrabajo es una opción que permite sacar la actividad laboral de la oficina tradicional y realizarla de forma remota y aprovechando los recursos propios del trabajador. Es un modelo muy popular en algunas ciudades de Estados Unidos, y ha permitido la creación de muchas empresas, sin embargo en los mercados latinos no es un modelo aún muy establecido como para considerarlo maduro, pero veremos en los próximos años si es un modelo adecuado para nuestro país.

Aquí es necesario enfatizar que el surgimiento de nuevos modelos tecnológicos que utilizaran a las TIC como plataforma de operación, son los que nos irán indicando la pauta de las dinámicas, sociales, laboral, económica, política, legal, etc. Pues modelos como el Internet de las cosas, la Web Semántica, la explotación del Big Data, los que abren nuevas líneas de utilización de la información y con ellas nuevas profesiones, de las cuales un ejemplo serán los Científicos de Datos, y con ello podemos hablar de una transformación social, ocasionado por la revolución tecnológica, tal como lo hicieran antes las revoluciones industriales, por lo que hay que estar preparados.

Leyes en otros países

Y hablando de cambios en las dinámicas sociales, el medio por el que las sociedades han regulado esas dinámicas es mediante las leyes, la cuales tienen el propósito de regular la convivencia de las sociedades en distintos aspectos y en el caso del teletrabajo, siendo una modalidad especial de prestación de servicios que se caracteriza por utilizar tecnologías en las instituciones públicas y privadas, es necesario que existan regulaciones al respecto. En México este aspecto no se ha tocado aun de manera formal, sin embargo a nivel internacional y en América Latina específicamente podemos hablar de dos países que se han aventurado en este sentido. Tal es el caso de Perú y Colombia que ya cuentan con leyes al respecto. Comentemos un poco sobre esos casos:

Perú

En el caso de Perú desde 2013 cuentan con esta ley que se centra principalmente en regular la dinámica contractual, en la cual la empresa puede ofrecer esta modalidad y soportarla ya sea proveyendo los recursos técnicos o compensando por ellos cuando sea el trabajador quien los aporta, pero manteniendo los derechos y atribuciones al mismo nivel que si se realizaran en un centro de trabajo de manera convencional. De tal forma que le garantizan a los trabajadores contar con los recursos para cumplir sus objetivos y garantizar sus derechos pero a la vez, le imponen líneas para hacer vales por igual sus obligaciones, sin hacerlo más o menos que un trabajador del esquema tradicional.

Colombia

Desde 2008 Colombia comenzó a regular esta modalidad laboral, y han hecho modificaciones y adecuaciones a la ley en 2011, 2012 y 2013, siendo mucho más específicos respecto de los derechos y obligaciones de los involucrados en este esquema laboral, donde han considerado esquemas mixtos para el teletrabajo, pues puede ser de tiempo completo remoto o incluso de tiempo parcial, pero sobre todo considerando condiciones geográficas y sociales que incluyen zonas de aislamiento geográfico o comunidades vulnerables, pues su principal motivo es impulsar el desarrollo económico de regiones donde difícilmente las industrias llegaran y de las cuales las personas no tienen siempre los recursos para salir de su región. Buscando con ello no solo regular una modalidad laborar, sino ser un verdadero motor que impulse la economía de distintas regiones, sino a nivel nacional.

Con todo lo anterior, podemos concluir que los servicios vía cloud están aquí para quedarse y han ido cambiando la dinámica social, laboral, económica, etc.  y nos empuja a plantearnos seriamente las preguntas sobre si vamos a quedarnos con los esquemas actuales o vamos a ser parte de los cambios y protagonizar el futuro aprovechando al máximo las oportunidades que ofrece.

Comentarios de Facebook
Teletrabajo. ¿Alternativa, tendencia o ficción laboral?
9.15Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.2
Suscríbete a nuestro Boletín Quincenal

Suscríbete a nuestro Boletín Quincenal

Únete para recibir noticias, invitaciones y promociones de u-GOB

Te has suscrito exitosamente

Pin It on Pinterest

Share This