Democracia digital: la fórmula para la participación ciudadana

Democracia digital: la fórmula para la participación ciudadana

La democracia crece a medida que más personas participan de ella y la tecnología digital sigue siendo una de las mejores formas para incentivar la participación, siempre y cuando el foco esté en encontrar un terreno común y crear consenso, no división. 

Estas son las lecciones que Taiwán ha tomado muy en serio en los últimos años, con el gobierno y la comunidad tecnológica asociados para crear plataformas en línea y otras iniciativas digitales que permitan a los ciudadanos comunes proponer y expresar su opinión sobre las reformas de políticas.

Hoy, Taiwán está haciendo crowdsourcing de democracia para crear un gobierno más receptivo. 

Oportunamente, este movimiento, que hoy apunta a aumentar la transparencia del gobierno, nació en un momento de indignación nacional por la falta de apertura y responsabilidad en la política. 

El 18 de marzo de 2014, cientos de jóvenes activistas, la mayoría de ellos estudiantes universitarios, ocuparon la legislatura del país asiático para expresar su profunda oposición a un nuevo pacto comercial con Pekín, así como la forma secreta en que fue promovido por el Parlamento de Kuomintang, el partido gobernante.

Catalizando lo que se conoció como el Movimiento del Girasol (Sunflower), los manifestantes exigieron que se eliminara el pacto y que el gobierno instituyera un proceso de ratificación más transparente. 

La ocupación, que recibió un amplio apoyo público, terminó poco más de tres semanas después, luego de que el gobierno prometiera una mayor supervisión legislativa del pacto comercial y, hasta el día de hoy, no ha sido aprobado por la legislatura. 

Sin embargo, una encuesta publicada después de la ocupación mostró que el 76% de la nación seguía insatisfecha con el gobierno de Kuomintang, lo que ilustra la crisis de confianza causada por el acuerdo comercial. 

g0v por la transparencia

Para sanar esta grieta y comunicarse mejor con los ciudadanos comunes, la administración contactó a un grupo de hackers y codificadores de mentalidad cívica, conocidos como “g0v” (pronunciado “gov zero”), que habían estado buscando mejorar la transparencia del gobierno a través de la creación de herramientas de Código Abierto. 

Anteriormente, g0v había llamado la atención del gobierno durante la ocupación de Sunflower, cuando los piratas informáticos trabajaron estrechamente con los manifestantes.

En diciembre de 2015, Jaclyn Tsai, una ministra del gobierno centrada en la tecnología digital, asistió a un hackathon patrocinado por g0v y propuso el establecimiento de una plataforma neutral donde varias comunidades en línea pudieron intercambiar ideas políticas. 

Varios contribuyentes de g0v respondieron asociándose con el gobierno para iniciar la plataforma vTaiwan (Taiwán virtual) en 2015, la cual reúne a representantes de los sectores público, privado y social para debatir soluciones de políticas a problemas relacionados principalmente con la economía digital.

Desde sus comienzos, vTaiwan ha abordado 30 temas, basándose en una combinación de debate en línea y discusiones cara a cara con las partes interesadas. Aunque el gobierno no está obligado a seguir las recomendaciones de vTaiwan (una política que pronto puede cambiar), el trabajo del grupo a menudo conduce a acciones concretas.

Por otro lado, vTaiwan depende en parte de una herramienta digital única, conocida como Pol.is, para garantizar que sus debates de políticas de colaboración colectiva sean civiles y lleguen a un consenso. Con Pol.is, cualquier participante de vTaiwan puede publicar un comentario sobre el tema o la política que se está discutiendo. 

De manera crucial, otros usuarios no pueden responder directamente a estas declaraciones, lo que reduce la posibilidad de trolling y abuso. En su lugar, pueden hacer clic en “aceptar”, “no estar de acuerdo” o “aprobar/inseguro” en cada comentario. 

Utilizando el aprendizaje automático en tiempo real, Pol.is analiza todos los votos en los comentarios para producir un mapa interactivo que agrupa a los participantes con ideas afines en relación con otros usuarios de ideas diferentes. 

El mapa deja al descubierto las brechas entre varios grupos, así como cualquier área de acuerdo. Idealmente, esto incentiva a las personas a publicar comentarios que atraigan a más seguidores, creando un camino hacia el consenso. 

vTaiwan se ha utilizado para resolver una serie de problemas de política digital particularmente espinosos. En 2015, ayudó a romper un punto muerto sobre la mejor manera de regular Uber, que había llegado dos años antes, lo que provocó la oposición de los taxistas.

En 2016, cientos de ciudadanos comunes que usaban la plataforma lograron, en unas pocas semanas, elaborar nuevas regulaciones para la venta de licores en línea, luego de que las discusiones de varios años entre las empresas y los grupos sociales se hubieran desmoronado. 

vTaiwan y Join

Taiwán también depende de otra plataforma de participación cívica llamada Join, mantenida en su totalidad por el gobierno. Como vTaiwan, Join también utiliza Pol.is para crear consenso, pero se diferencia porque aborda asuntos más allá de la economía digital, como los impuestos de vacantes y las recetas de medicamentos para animales.

En comparación con los cientos de miles que han debatido problemas en vTaiwan, el sitio web de Join ha acogido a 10.6 millones de visitantes únicos, casi la mitad de la población de Taiwán, desde que comenzó en 2015.

Juntos, vTaiwan y Join están abriendo líneas de comunicación más directas entre el gobierno y sus ciudadanos, produciendo enormes beneficios para el primero. Los funcionarios están expuestos a nuevas ideas y formas de pensar, al tiempo que identifican las demandas centrales del servicio público.

Comentarios de Facebook
More Stories
Código abierto y nube nuevo enfoque para CIOs
Código abierto y nube: nuevo enfoque para CIOs
Share This