El mundo de la arroba y el ciberespacio han cambiado la morfología de la sociedad, tanto la real como la virtual.

En el nuevo escenario que la comunicación digital nos pone al alcance de un click, nos encontramos hiperinformados, en un universo multicultural, sin fronteras de tiempo ni espacio, en libertad, anonimato y ubicuidad. Cruzando y entrecruzando vínculos, enlaces, sitios electrónicos, trabajos, profesiones, vidas personales.

En el mencionado ciberespacio se instalan las autopistas de la información por donde circulan imágenes, textos y sonidos y las vinculaciones en la sociedad que de ello se generan, en todos sus aspectos: económicos, tecnológicos, educativos, entre otros..

Nos abrimos al mundo de las informaciones en la Red desde una perspectiva multidireccional y transmedial, tanto para leer como para editar y publicar las informaciones. Informaciones a las que se puede acceder desde una computadora portátil, un teléfono inteligente con conexión a Internet; desde diferentes lugares tales como: una plaza donde hay conexión a Internet inhalámbrica; una playa, una biblioteca o el living de su casa.

Si nos remitimos a algunas cifras, conforme a informaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en su informe Las cifras de las TIC en 2014 (mayo- 2014), se esperan unos 3000 millones de usuarios de Internet a finales del año 2014.

Por su parte México, conforme al Estudio sobre los hábitos de los usuarios de Internet en México 2014 de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) posee unos 51.2 millones de usuarios de la Red a diciembre de 2013.

Mientras que la Argentina cuenta con aproximadamente 32,2 millones de usuarios (infonews.com – 2014). Y, conforme a los datos aportados por el sitio electrónico www.exitoexportador, al 30 de junio de 2012, Chile tiene: 10 millones y Brasil: 88.5 millones de usuarios.

¿Qué es la información?

La información, el dar forma a un suceso, es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje sobre un determinado ente ó fenómeno. A diferencia de la comunicación, que significa poner en común, lo que implica un proceso de compartir, con una interacción.

Como explica Eulalio Ferrer: “información y comunicación, siendo términos familiares, son distintos: no son intercambiables. La una es componente de la otra y no a la inversa… El problema que en este orden debe afrontar el próximo milenio es el del grado creciente –y saturador – de la información, tan necesitada de una comunicación pronta y digestiva, capaz de integrar los flujos humanos del comportamiento con los del entendimiento, en un proceso de síntesis ilustrativa y clarificadora (Ferrer: 1998:13).

Desde la llegada de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (NTIC), acceder a la información ha sido una tarea muy diferente a como se hacía antes de la implementación de ellas. A esto se suma la multiplicación de la información a través de su difusión mediante las redes sociales, por medio de datos, infografías, estadísticas, y además, de las diferentes maneras de propalarlas en cada una de estas posibilidades de comunicación.

Comenzamos a hablar de las autopistas de la información entrados los años 90 y el acceso masivo a la Web se dio a partir de 1991 y no en todos los países se ha desarrollado al mismo tiempo ni de la misma manera. Hoy por Internet se leen periódicos de cualquier parte del globo, se accede a las bibliotecas y sitios de casi todas las universidades. Hay miles de bases de datos, información gratuita, de paga, de fuentes confiables e información de procedencia dudosa, ineficiente y también delictual en algunos casos.

En Internet, millares de informaciones compiten por destacarse y en este camino se cruzan, entrecruzan, aparecen y desaparecen varias. Mientras que la información debe ser confiable, pertinente y segura; gran cantidad de información y datos disponibles no cumplen con estos requisitos, como así también algunos responsables de informar dejan la ética en el olvido y escriben por ejemplo: tweets, que si siquiera tuvieron tiempo para confirmar la información que llevan.

Gestión de la información

Las tendencias actuales hablan de la importancia de contemplar las dimensiones relativas, dinámicas y subjetivas de la creación del conocimiento. En 1995 Nonaka y Takeuchi dan a conocer el modelo de ciclos de producción del conocimiento y cambian el concepto tradicional de la organización basada en el principio de estructura cuya misión es la producción de bienes, para pasar a hablar de una nueva dimensión, la cognitiva, donde el capital intelectual es la fuerza primera que poseen las organizaciones para crear, emplear y transferir sus conocimientos.

Nonaka y Takeuchi se refieren a cuatro tipos de circulación o de conversión del conocimiento dentro de una misma organización: 1) la socialización 2) La externalización 3) la internalización y 4) la combinación de los saberes explícitos. Los autores concluyen destacando la relevancia del conocimiento tácito, que al ser adquirido por experiencia y es propio de cada uno, es una fuente importante para la innovación y es difícil de verbalizar.

Esta gestión del conocimiento propone que datos, información y conocimiento se relacionan de la siguiente manera: los datos estructurados se transforman en información y dicha información, vinculada a un contexto y una serie de habilidades personales, se transforma en saber. El conocimiento dentro de la organización, relacionado con las capacidades organizativas, se transforma en capital intelectual.

El tema es cómo llegar a la información en una sociedad tecnologizada y más aún, con qué parámetros evaluarla, seleccionarla, compararla y en definitiva articularla para analizar. Y además vincularla con términos cotidianos como: crecimiento, competitividad, optimización de recursos, saturación informacional e hiperinformación.

Se destaca la importancia de la información en el desarrollo de las sociedades y la necesidad de gestionarla, en un mundo complejo, globalizado, hiperinformado, donde es imprescindible establecer la confiabilidad de las fuentes de información; los verdaderos flujos de la misma. La necesidad de plantear estrategias de comunicación tanto externas como internas en los ámbitos públicos y los privados y donde los saberes tienen un valor, el valor agregado que le confiere el conocimiento, en el marco del desarrollo de la nueva economía. Donde la información sumada a una mayor cantidad de tecnología, redunda evidentemente en mayor poder. El más informado es el más poderoso: I (información)+T (tecnología)=P (poder).

Información y ciberdelitos

En la Red, es donde las actividades delictuales emplearán las ventajas que ofrecen el estado tecnológico actual para favorecer sus actividades ilícitas desde dos ámbitos: como herramientas tecnológicas en fases operativas y como medios delictuales en sí mismos.

Las nuevas tecnologías y el ciberespacio, son el lugar virtual donde se cometen delitos reales, ciberdelitos como el robo de información de las computadoras, de información personal, daños en los sistemas informáticos, fraudes, estafas relacionados con tarjetas de crédito y con diversos servicios bancarios; comercio de pornografía infantil; delitos de pedofilia; robos y plagios de identidades personales; plagios de marcas de productos y de productos y servicios; delitos con derechos de autor, etcétera. Esto es sólo un esbozo del escenario complejo que muestra hoy el delito en sus diferentes manifestaciones, basado en la facilidad de uso, bajo costo, alcance mundial, que le brinda Internet y el mundo de las informaciones en ella instalada. Con el agravante de que, cometidos los ciberdelitos en el mundo virtual, sus consecuencias se producen en el mundo real.

Un nuevo paradigma

Las NTIC nos abren un panorama al mundo del “cambio”. En las autopistas que genera el ciberespacio, las informaciones se mueven por millones en todas las direcciones, todo el tiempo, sin frontera y al alcance de un click. Hoy viajan en Internet informaciones que se conectan, cruzan, interrelacionan, que unen y desunen. Viajan informaciones confiables, pertinentes y seguras e informaciones sin rigor científico.

Internet ha abierto una puerta a un universo de posibilidades y reside en la responsabilidad social y personal, el uso que se hace de este medio de comunicación. Momentos de cambio y de pensar en un planteo de una ciberética, en la sociedad de la información.

Bibliografía

Argentina, el país de la región que más usa Internet (dic 3-2014). Disponible en: http://www.infonews.com/2014/12/03/sociedad-175347-argentina-el-pais-de-la-region-que-mas-usa-internet.php. Recuperado el 3 de diciembre de 2014.

Avogadro, Marisa (abril 2010) Comunicación para la seguridad: estrategias frente a un nuevo paradigma. Columna “Comunicarte”. Revista Razón y Palabra”, México.

http://www.razonypalabra.org.mx/comunicarte/2010/carte10_com_seguridad.html

_______________(2005). Internet el medio de comunicación. En Internet y la sociedad de la Información. En Tomo 2, pag. 23 a 47. Ecuador: CIESPAL.

Asociación Mexicana de Internet (2014). Estudio sobre los hábitos de los usuarios de Internet en México 2014. Disponible en: https://www.amipci.org.mx/estudios/habitos_de_internet/Estudio_Habitos_del_Internauta_Mexicano_2014_V_MD.pdf. Recuperado el 1 de diciembre de 2014.

Berners-Lee, Tim (2000). Tejiendo la Red. España: Editorial Siglo XXI.

Carrillo, Javier (2005). Sistemas de conocimientos. Ciudades de Conocimiento: el estado del arte y el espacio de posibilidades. Revista Transferencia, Año 18, Número 69, México. Disponible en:   http://www.mty.itesm.mx/die/ddre/transferencia/Transferencia69/Investigacion_69/Investigacion4_69.htm. Recuperado el 10 de mayo de 2007.

Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información Ginebra 2003 – Túnez 2005. Disponible en http://www.itu.int/dms_pub/itu-s/md/03/wsis/doc/S03-WSIS-DOC-0009!!MSW-S.doc. Recuperado el 7 de octubre de 2006.

Estadísticas del Internet en América. Disponible en: www.exitoexportador.com/stats2.htm.. Recuperado el 28 de noviembre de 2014.

Ferrer, Eulalio (1998). Información y Comunicación. México: Fondo de Cultura Económica.

Martínez Albertos, José Luis (2004). Curso General de Redacción Periodística. Madrid: Ediciones Thonson Paraninfo.

Martín Serrano, Manuel (2008). La mediación social. Edición conmemorativa del 30 aniversario. Madrid: Ediciones AKAL.

Morin, Edgar (2001). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

Nonaka, I y Takeuchi, H. (1995). The knowledge -Creating Company: How Japanese Companies Create the Dynamics of Innovation. New York: Oxford University Press.

UNESCO. (2005). Hacia las sociedades del conocimiento. Francia: Ediciones UNESCO. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001419/141908s.pdf

Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) (mayo – 2014). La UIT publica cifras deTIC 2014. Disponible en http://www.itu.int/net/pressoffice/press_releases/2014/23-es.aspx#.VJC7-NKG_3Q. Recuperado el 1 de diciembre de 2014.

Comentarios de Facebook
Información en la Red: el valor agregado de un nuevo paradigma
8.4Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
8.4

Pin It on Pinterest

Share This