Por Dante Arias Torres y Juan Carlos Manríquez Chacón

A través de los años hemos visto una evolución en la educación: pasamos de un esquema tradicional que imparte clases de manera presencial en un salón o aula (en donde el uso de las Tecnologías de la Información sólo servía de soporte, sin representar una necesidad básica) a una educación totalmente digital, en donde la tecnología forma la base principal para asegurar el aprendizaje de competencias que, en muchos de los casos, son clave para el desarrollo de las personas que hoy se conocen como alumnos virtuales.

Este cambio ha sido motivado esencialmente por la actual generación de adoptadores tecnológicos conocidos como millennials (nacidos entre 1981 y 1995), quienes, de acuerdo con estudios realizados por Fundación Telefónica en 2015, representan más del 45% de los alumnos virtuales.

De acuerdo con el 12° estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México (AMIPCI, 2016), 3 de cada 4 internautas declaran que internet ha cambiado sus hábitos y la forma de hacer las cosas. Uno de los principales hábitos que han evolucionado con el uso de internet está enfocado a la formación y los cursos, representando el 54% de las actividades realizadas en línea.

 

El ánimo de las universidades

En la actualidad, es difícil pensar que este tipo de cursos pueda llegar a sustituir en su totalidad a la enseñanza tradicional en los próximos años. Por difícil que parezca, existe un rechazo por parte de las universidades y los centros de educación a adoptar el uso de cursos en línea dentro de sus planes de estudio.

Según una encuesta realizada en 2013 por la empresa Extreme Networks (Nilsson, 2013), en la que se evaluó la aceptación de los cursos en línea por cientos de universidades de todo el mundo, solo el 5% de ellas estimaba que en cinco años los cursos en línea podrían convertirse en sustitutos reales de la formación tradicional, mientras que el 67% de estas instituciones defendían que este tipo de formación virtual no podría llegar nunca a sustituir a la educación presencial.

Además de este rechazo inicial de las universidades y los centros de formación, otra situación relevante es que al día de hoy no se ha estandarizado la validez de los reconocimiento expedidos por cada proveedor de cursos en línea, ni la forma de controlar la calidad de los contenidos educativos.

Curso en línea, masivo y abierto

Las tendencias de la educación digital nos llevan a reconocer que, actualmente, los cursos ofrecidos se presentan en diversos métodos y esquemas de negocio, considerando a la modalidad MOOC como la principal tendencia en educación en línea.

MOOC (por sus siglas en inglés: Massive Open Online Courses) en español se traduce como curso en línea masivo y abierto. Esta modalidad representa un nuevo tipo de formación no tradicional proporcionada en internet, cuyas principales características son la gratuidad de los cursos y su difusión a través de plataformas tecnológicas que permiten el acceso concurrente de miles de usuarios.

La principal plataforma mundial por número de alumnos, Coursera, fue fundada en 2011 por dos profesores de la Universidad de Stanford. En 2012 surgieron nuevas opciones, destacando edX, consorcio formado por dos de las instituciones educativas más prestigiosas de Estados Unidos: la Universidad de Harvard y el MIT.

MiriadaX, la principal plataforma de habla hispana, fue lanzada a principios de 2013. En su primera convocatoria se ofrecieron 58 cursos y se inscribieron 188,802 alumnos. Esta iniciativa de Universia (la mayor red de colaboración de universidades iberoamericanas) y Telefónica Learning Services ofrece la posibilidad de impartir sus MOOC de forma gratuita a 1,232 universidades iberoamericanas.

No todas las plataformas MOOC provienen del universo académico universitario. Existen ejemplos de plataformas desarrolladas por empresas privadas, como Alison o Udemy, que están enfocadas a la impartición de cursos eminentemente prácticos, con un enfoque de mejora de las habilidades técnicas o sociales del alumno.

 

Millones de usuarios MOOC

De todo este conjunto de plataformas, las que tiene un mayor número de usuarios son Coursera, EdX, Udemy y MiriadaX. Esta última, a pesar de haberse lanzado recientemente, ha conseguido colocarse en cuarto lugar en cuanto a número de usuarios. No obstante, el crecimiento más exponencial ha sido el de Coursera, que en tan sólo tres años consiguió más de siete millones de usuarios.

Fundamentalmente los MOOC están teniendo un impacto positivo en la denominada formación permanente, es decir, como complemento para personas que están en activo o universitarios que buscan contenidos que enriquezcan su formación tradicional. El acceso puede ser realizado de forma proactiva por aquellos interesados o puede ser ofrecido por las propias empresas a sus empleados. De esta forma, los MOOC se presentan como un complemento perfecto a los diversos tipos de educación superior. Aún se desconoce si los cursos MOOC han mejorado las condiciones laborales o académicas de las personas que los han tomado y concluido.

A nivel metodológico, los MOOC requieren un nuevo tipo de estudiante y una nueva concepción de la educación. Es común que se reporten altos niveles de deserción en los MOOC, ya que éstos requieren del estudiante verdadera disciplina y facilidad de autoaprendizaje. Muchas personas buscan en los MOOC un sustituto de la educación convencional en el aula. Sin embargo, la interacción maestro-alumno, tan cercana en la educación tradicional, no ocurre en un MOOC, por lo que muchos estudiantes lo abandonan al sentirse solas en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Consejos para aprovechar la formación en línea

Por las razones descritas, el alumno de un curso MOOC debe considerar las siguientes recomendaciones para darle valor real a la formación en línea y alcanzar oportunidades de desarrollo personal y profesional:

  • Crea tu plan de formación, en el que definas con claridad los intereses y objetivos que persigues al hacer uso de los cursos en línea.
  • Selecciona al proveedor de cursos en línea que mejor cubra tus necesidades de capacitación.
  • Programa tus tiempos para aprovechar al máximo las actividades en los MOOC.
  • Comprométete, tomando en cuenta que la educación en línea es un proceso de autoaprendizaje que, si no es bien gestionado, puede llevarte a desertar rápidamente.
  • Busca reconocimiento con valor curricular. Aun cuando hayas adquirido el conocimiento, es importante la evidencia de aprendizaje.
  • No te rindas: actualmente encontrarás una oferta enorme de cursos en línea, pero dependerá de ti obtener el conocimiento necesario para cubrir tus objetivos.

Aunque sabemos que la educación en línea seguirá entrando con mayor fuerza, esperamos que se encaminen esfuerzos para asegurar que todos los cursos puestos en internet realmente cuenten con la calidad de contenidos que hoy en día necesita la sociedad de la información y el conocimiento.

Comentarios de Facebook
MOOC: ¿La nueva era del aprendizaje?
8.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (19 Votes)
8.1

Sobre El Autor

Especialista y docente en tecnologías de la información y la comunicación. Cursó la licenciatura en Ciencias de la Informática en el IPN y la maestría en Ciencias de la Computación en el CICESE. Es docente desde hace más de 10 años y ha publicado siete artículos científicos arbitrados en diversos congresos de las ciencias de la computación. Desde 2014 colabora como especialista en TICs en el INFOTEC.

Artículos Relacionados

Pin It on Pinterest

Share This