Las criptomonedas en el juego del sistema financiero mexicano
9.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
9.1

La cuarta revolución industrial se está gestando y es liderada por el Internet de las Cosas (IoT), la Inteligencia Artificial (IA), vehículos autónomos, robots, Cloud Computing, Big Data, drones y Blockchain. Estas tecnologías están generando una disrupción total en nuestra sociedad y marcan un punto y aparte en lo que conocemos actualmente.

Así como en algún momento de la historia el oro y el papel moneda se usaron como símbolo de intercambio, Bitcoin es una moneda virtual o criptomoneda (la primera que empezó a operar) que permite el intercambio de valores sin la necesidad de intermediarios y que, a diferencia del oro o el papel, es digital y descentralizado. La generación de la criptomoneda o criptodivisa se lleva a cabo de forma colectiva y pública. Todo lo anterior se traduce en menores tasas y mayor control de los fondos, seguridad y confianza, ya que Bitcoin es más rápido, seguro, barato e inmutable, y sus usos se centran en pagos entre iguales.

A finales del año pasado, Bitcoin registró un alza de precio llegando hasta los mil dólares en Exchanges de México y Europa. En lo que va de 2017 ha superado la barrera de los $3,000 dólares, situación que aprovechan en países donde la volatilidad de la moneda es muy alta, por lo que algunos utilizan Bitcoin para conservar su valor y otros tantos para comprar en los múltiples comercios en línea y centros que aceptan esta criptomoneda o cryptocurrency.

Bitcoin es un motor de tecnología y sus beneficios juegan un papel muy importante en el ecosistema Fintech (término derivado de “finanzas” y “tecnología”) porque representan el futuro financiero. Prueba de ello es que, después de los Bitcoins, se han creado otras monedas digitales e infraestructura con beneficios igual de innovadores, como Z Cash, Dash, DogeCoin, Monero, Ripple, SolarCoin y Ethereum.

Pero vayamos por pasos y expliquemos las bases de lo que está transformando el sistema financiero de muchos países.

El dinero es información

Históricamente, el dinero siempre ha sido simultáneamente dos cosas: la tecnología para gestionar la información financiera y el medio para facilitar el intercambio económico. Los activos digitales como Bitcoin, Dash o Ethreum no han aportado nada nuevo al partir del principio de dinero como información. Solamente tenemos que percatarnos de que la mayor parte del dinero en circulación es digital. En el caso de México, por ejemplo, sólo el 8.23% del dinero en circulación existe en forma física (monedas y billetes).

El dinero que existe en forma física también tiene carácter de información, ya que es un pasivo del banco central que no se encuentra respaldado por algún otro tipo de activo (como el oro en el pasado).

En las comunidades pequeñas de la antigüedad, era factible que las personas mantuvieran en su memoria colectiva un registro público de las transacciones entre los individuos. Pero una sociedad compleja y en expansión, donde no todos los miembros se conocen o confían entre sí, requiere de instituciones que se encarguen de gestionar la información financiera, de gestionar la confianza. El sistema financiero resuelve uno de los principales problemas de escala para facilitar el comercio y la interconexión de economías. Cuando tú haces una transferencia electrónica de fondos a un proveedor, los bancos están esencialmente notariando y dando fe de los hechos sobre la transacción. Las entidades que se encargan de “llevar los libros” de las transacciones administran información sobre la cual depende la vida de las personas  y el desarrollo de la economía.

¿Qué hay de nuevo?

La innovación detrás de algunos activos digitales es el medio para gestionar la información de las transacciones de forma abierta y descentralizada. El Blockchain o cadena de bloques es un libro público, una memoria colectiva de transacciones que permite rastrear transacciones y realizar pagos sin necesidad de confiar en un intermediario, al que todos los participantes en el sistema de pagos tienen acceso.

Además del Blockchain, otro ingrediente necesario es el mecanismo de consenso que establece les reglas mediante las cuales los participantes coinciden, de forma periódica, sobre cuál ha sido la secuencia de transacciones que han ocurrido con certeza criptográfica imposible de violar.

En el caso de Bitcoin, el Blockchain más famoso de todos es mediante el mecanismo de consenso que garantiza que las monedas o unidades no puedan ser gastadas más de una vez, con lo cual se ejercen las reglas que controlan la política monetaria y la introducción de nuevas monedas en circulación.

Bitcoin es una moneda peer-to-peer (de igual a igual), lo que significa que no existe una autoridad central que rastree las transacciones, ya que esta tarea es manejada por la misma red de usuarios, una red entre personas, sin intermediarios.

¿Qué es BlockChain o cadena de bloques?

Mientras que en el sistema tradicional los gobiernos imprimen dinero, en la tecnología Bitcoin miles de computadoras de todo el mundo están “minando” la criptomoneda y compitiendo entre sí.

¿Quiénes están detrás? Se les llaman mineros y obtienen Bitcoins, a manera de recompensa, por registrar todas las transacciones de un determinado bloque y escribirlas en el “libro contable” o cadena de bloques. Los mineros resuelven algoritmos matemáticos cada 10 minutos en promedio. Por sus esfuerzos en el cómputo de bloques, son retribuidos con una cantidad específica de Bitcoins y comisiones de transacciones pagadas por otros.

De esta manera, la cadena de bloques o Blockchain es la tecnología principal de Bitcoin y otras criptomonedas. Su plataforma realiza un seguimiento de todas las transacciones o movimientos realizados, utilizando la cripto-conversión Bitcoin de manera eficiente, permanente y verificable:

  • Los bloques son el lugar donde quedan grabados todos los datos de forma permanente.
  • Cada bloque contiene las últimas transacciones, un nonce (número aleatorio) y un hash de la secuencia anterior.
  • Un bloque se considera resuelto cuando es publicado y considerado válido por el resto de los nodos.
  • Todas las transacciones de Bitcoin se almacenan en el Blockchain, que es un “libro contable” que registra todas las transacciones realizadas.
  • Al ser un libro público, es posible conocer la identidad del que hace la transacción.

La tecnología basada en la cadena de bloques está jugando un papel demasiado importante, ya que podría soportar nuevas formas de infraestructura completamente descentralizadas y sus aplicaciones podrían extenderse no sólo a Bitcoins si no a acciones, valores y derivados, contratos y propiedad inteligente, nuevos sistemas electorales, sistemas de reputación e identidad, jurídicos y políticos, bases de datos distribuidas e incluso la gestión de recursos como la energía o el agua.

México proactivo

El proyecto para la Ley de Tecnología Financiera incluye la creación de la Institución de Administración de Activos Virtuales, indispensable para la política monetaria del país y su sistema financiero. Regresemos al 23 de marzo de 2017 y concretamente vayamos al puerto de Acapulco: los banqueros de México se reunieron en la convención número 80 del gremio. El Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, y su equipo presentan el proyecto para la Ley de Tecnología Financiera. El documento de 76 páginas, que afecta a 11 leyes, contiene un capítulo entero sobre una nueva entidad que será parte del sistema financiero mexicano: la Institución de Administración de Activos Virtuales.

Para muchos es difícil creer lo que está pasando. Algunos son incapaces de dimensionar los cambios que la Ley podría catalizar; otros creen que se trata de una broma: “¿Es en serio? ¿Un capítulo completo de la ley para regular a dos empresas con este giro?”. Pero no se trata de un chiste; es un momento histórico, una de las primeras veces en que los reguladores de un país son proactivos y tratan de crear las condiciones para catalizar el desarrollo de una industria del futuro desde un inicio.

Ahora se reconoce el carácter de información digital de esta nueva forma de dinero. De acuerdo al Artículo 31 del proyecto de Ley:

“Se considera activo virtual a la unidad digital cuyo uso por el público sea similar a aquel que corresponda a la moneda de curso legal (…) Tomará en cuenta, entre otros aspectos, el uso que el público dé a las unidades digitales como medio de cambio y almacenamiento de valor, así como, en su caso, unidad de cuenta; el tratamiento que otras jurisdicciones les den a unidades digitales particulares como monedas virtuales, así como los convenios, mecanismos, reglas o protocolos que permitan generar, identificar, fraccionar y controlar la replicación de dichas unidades”

Algunos problemas que Bitcoin llegó a resolver

Da solución a una gran cantidad de dificultades, entre los que destacan:

Centralización

Bitcoin es descentralizado, por lo que el dinero no puede ser impreso a la voluntad de los que lo controlan, ni puede ser destruido atacando un punto central de control, ya que cada uno de los usuarios tendría que ser atacado al mismo tiempo, una tarea prácticamente imposible. Además, los que controlan no pueden poner reglas arbitrarias a los usuarios de la moneda.

Sistema fiduciario

A diferencia del oro, es fácil de transferir, asegurar y verificar. En contraposición al dinero fiduciario, es predecible, de suministro limitado y no es controlado por una autoridad central.

Respaldo

Su integridad está protegida de posibles ataques, gracias a la existencia de una red de nodos.

Almacenamiento

Los sistemas más avanzados guardan en Cold-Storage para mantener los fondos fuera de línea y así protegerlos de ataques cibernéticos.

Inflación

Al contrario del dinero fiduciario, la única forma de que aparezca es que la demanda desaparezca, así que a medida que Bitcoin se vuelve más popular y la demanda aumenta, lo más probable es que suba de precio o deflacione hasta que se estabilice.

Tasas

Las transacciones procesadas con Bitcoin tienen un costo bajísimo o casi nulo.

Comercio con Bitcoin

Una cuestión vital para la adopción masiva de Bitcoin es su uso en todas partes y comercios. La forma más sencilla es que el dueño de un comercio abra una cuenta y una cartera digital para que le depositen los pagos, aunque una de las mejores opciones es el uso del sistema POS (Point-of-Sale o punto de venta), el cual puede recibir el pago con Bitcoin o moneda fiduciaria a través de la web o aplicaciones en Android o IOS.

La ventaja de usar Bitcoin como medio de pago para puntos de venta es que las tasas de comisión son muchísimo más baratas que con medios de pago tradicionales. A diferencia de los pagos con tarjeta de crédito que llegan hasta fin de mes, Bitcoin llega de manera instantánea de un punto a otro punto en cualquier parte del planeta. Algunos de los sistemas que ofrecen el sistema POS para comercios son:

  • ISPOS de ISBIT (México): www.isbit.co
  • BitPay (Estados Unidos)
  • Coinbase (Estados Unidos)
Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest

Share This