¿Cuál es la finalidad de la Administración Pública? Para el caso chileno, la Ley de Bases Generales de la Administración del Estado nos entrega rápidamente la respuesta: “La Administración del Estado está al servicio de la persona humana; su finalidad es promover el bien común atendiendo las necesidades públicas en forma continua y permanente”.

Este lineamiento no deja margen de duda respecto a cuál es el fin al que debe enfocarse el sector público y, por ende, dónde deben estar los esfuerzos de quienes trabajan en la Administración Pública.

No obstante, si revisamos los niveles de cumplimiento de este propósito, nos daremos cuenta de que no sólo queda un largo trayecto para lograrlo, sino que se está experimentando una fuerte contradicción al respecto. Lo anterior se ha evidenciado en el Estudio Nacional de Transparencia realizado en 2017 por el Consejo Nacional para la Transparencia, órgano encargado de promover una cultura de transparencia y garantizar el derecho de acceso a la información pública de las personas.

Dicho estudio revela que el 80% de la población encuestada considera que la relación del Estado con la ciudadanía es distante, además de otros resultados cuyo pronóstico no es muy positivo respecto a los niveles de confianza y satisfacción de la ciudadanía hacia el sector público.

Sin ir más lejos, al observar la rutina diaria al interior de este sector, es posible identificar cómo los trabajadores del Estado dedican todos sus esfuerzos, energía y tiempo a la realización de largos y excesivos procedimientos que muchas veces les impide advertir que, detrás de cada expediente, están personas esperando resolver alguna necesidad.

Ante este escenario, hay dos elementos a tener en consideración. El primero es que las alternativas para redirigir las acciones establecidas en el sector público no son inexistentes en lo absoluto, ya que hay una serie de experiencias y herramientas disponibles para ser replicadas y utilizadas, como los nuevos desarrollos tecnológicos que son capaces de resolver, de forma transversal, múltiples problemáticas actuales.

El segundo es que la decisión de identificar, evaluar e implementar estas alternativas pasa directamente por personas, que son quienes construyen el Estado que tenemos y movilizan el curso de acción del sector público, siendo este grupo en quien recae la responsabilidad, la voluntad y el compromiso de dar vida al propósito inicial.

Considerando esta situación, algunos servidores públicos se han propuesto generar soluciones que permitan mejorar la percepción general de la ciudadanía. A continuación, presentamos algunos casos en Chile que han logrado implementarse gracias a personas altamente comprometidas con avanzar hacia el bien común.

Dirección Nacional del Servicio Civil

Gestiona un programa llamado “Funcional”, el cual tiene por objetivo reconocer iniciativas innovadoras que han sido implementadas por servidores públicos que trabajan en la Administración Central del Estado de Chile y que han generado resultados positivos para sus usuarios.

En los últimos cuatro años, se han presentado alrededor de 700 iniciativas distintas que ya llevan al menos seis meses de implementación. Una de las ganadoras en el año 2017 fue la desarrollada por un equipo del Ministerio de Desarrollo Social, llamada Registro Social de Hogares, que consiste en un nuevo sistema de evaluación socioeconómica de los integrantes de un hogar para acceder a los beneficios sociales y que extrae información de distintas bases de datos del Estado.

Laboratorio de Gobierno en Chile

Durante sus casi cuatro años de existencia, ha desarrollado e impulsado diversas innovaciones para el sector público. Las iniciativas que se han generado responden al ámbito de acción de sus distintos programas, relatándose enseguida algunos ejemplos:

1. Para buscar soluciones a problemáticas públicas con base en el talento de personas que están fuera del Estado, el Laboratorio incubó un emprendimiento llamado DART, en el marco del Concurso de Innovación Abierta “Impacta Salud”.

Consiste en un sistema de Inteligencia Artificial que previene tempranamente la ceguera, tras analizar imágenes retinales de los pacientes. Este proyecto está siendo implementado actualmente por el Ministerio de Salud en 28 centros de salud locales.

2. En el marco de “Experimenta”, programa de generación de capacidades para innovar (basado en el desarrollo de proyectos estratégicos institucionales), un equipo de la Tesorería General de la República, con el apoyo permanente del Laboratorio de Gobierno desde la detección del problema hasta su implementación, realizó el proyecto Lenguaje Universal.

¿De qué se trata? Los usuarios puedan tener una mejor comprensión de los documentos y trámites, permitiendo una mayor autonomía al gestionarlos, a la vez que se descongestionan las oficinas presenciales de la Tesorería.

3. El tercer caso rescata el impacto que tienen los espacios orientados a vincular personas de distintas instituciones y es generado en el marco de las actividades presenciales de la Red de Innovadores Públicos, iniciativa que busca conectar, visibilizar y generar aprendizajes en todas aquellas personas que están motivadas a innovar en el sector público.

De este modo, representantes de la Municipalidad de San Antonio, la Universidad de Valparaíso y el Servicio de Vivienda y Urbanización de la Región de Valparaíso se vincularon en uno de estos espacios y desarrollaron un proyecto de viviendas sociales inteligentes para los adultos mayores con riesgo social de la comuna de San Antonio, proyecto que actualmente se encuentra en fase piloto.

Desafíos a la vista

Estas son algunas de las iniciativas que evidencian los múltiples esfuerzos del Estado por mejorar la relación que se tiene con la ciudadanía. Sin embargo, aún existen enormes retos por abordar, siendo algunos de ellos orientados no sólo a aumentar la cantidad de nuevos proyectos, sino a lograr que éstos se desarrollen de forma más sistémica y articulada.

Para ello, dejo planteadas algunas reflexiones que se refieren a estos desafíos:

  • ¿Qué hacer para que iniciativas exitosas logren adaptarse y adoptarse en instituciones con problemáticas similares, evitando así la duplicidad de tareas y la permanente “reinvención de la rueda”?
  • ¿Cómo le damos sentido a la función pública rompiendo las rutinas diarias establecidas y avanzando hacia un estilo de trabajo colaborativo y con foco en los usuarios?
Comentarios de Facebook
Un Estado con foco en las personas: avances y desafíos en Chile
9.6Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
9.6

Pin It on Pinterest

Share This