Por Stefanie Chiras, Vicepresidente y Directora General de la unidad de negocio de RHEL en Red Hat

Los contenedores Linux, los Kubernetes, la Inteligencia Artificial, el Blockchain y muchos otros descubrimientos tecnológicos comparten un mismo componente: Linux, la misma fuerza que ha impulsado sistemas de producción críticos durante casi dos décadas. Hoy ofrecemos una visión de una base de Linux que potencia innovaciones capaces de transformar y llevar la TI empresarial al futuro: Red Hat Enterprise Linux 8 Beta.

La TI empresarial evoluciona hoy a un ritmo mucho más veloz que en cualquier otro momento de la historia. Esta realidad necesita contar con una base común que abarque todos los espacios —desde el centro de datos hasta las nubes públicas y múltiples— posibilitando que las organizaciones atiendan las exigencias de cada carga de trabajo y entreguen aplicaciones en cualquier lugar.

Con Red Hat Enterprise Linux 8 Beta se brinda una base compartida para el universo de la TI empresarial actual y emergente. La próxima generación de la plataforma Linux empresarial impulsa las estrategias de Transformación Digital en la nube híbrida, donde las organizaciones utilizan avances como los contenedores Linux y Kubernetes a fin de ofrecer productos y servicios diferenciados.

Al mismo tiempo, Red Hat Enterprise Linux 8 Beta permite que los equipos de TI optimicen y extraigan mayor valor de las actuales inversiones en tecnología, ayudando así a zanjar las demandas de innovación con estabilidad y productividad.

Cuatro años después de que Red Hat Enterprise Linux 7 redefiniera el sistema operativo, el mundo de la TI ha cambiado drásticamente y Red Hat Enterprise Linux ha evolucionado a la par. Hoy RHEL 8 Beta vuelve a definir un nuevo estándar para la forma en que el sistema operativo puede facilitar la innovación de la TI.

RHEL 8 Beta introduce el concepto de Application Streams (o flujos de aplicaciones) para el aprovisionamiento de paquetes de espacio de usuario de manera más simple y flexible. Los componentes de este espacio ahora puede actualizarse más rápido que los paquetes de sistemas operativos básicos sin necesidad de esperar a la próxima versión importante del sistema operativo.

A través de un Application Stream también pueden ofrecerse múltiples versiones del mismo paquete para instalarse como, por ejemplo, una base datos o un lenguaje interpretado. Esto ayuda a agilizar y a lograr versiones de Red Hat Enterprise Linux personalizadas por el usuario sin afectar la estabilidad subyacente de la plataforma o de implementaciones específicas.

Más allá de una arquitectura, RHEL 8 Beta también optimiza lo siguiente:

 

1. Redes

Red Hat Enterprise Linux 8 Beta soporta conexiones de Linux en contenedores más eficientes a través de IPVLAN, conectando contenedores ubicados en máquinas virtuales (VM) con hosts de red con un mínimo impacto en la capacidad de procesamiento y la latencia. También incluye un nuevo paquete de TCP/IP con el algoritmo Bandwidth and Round-trip propagation time (BBR) de control de congestión, que permite un mayor rendimiento, mínima latencia y menor pérdida de paquetes en los servicios conectados a Internet, como la transmisión de videos y el almacenamiento alojado.

2. Seguridad

Al igual que con todas las versiones anteriores de Red Hat Enterprise Linux, RHEL 8 Beta ofrece a los usuarios empresariales un código reforzado y parches de seguridad junto con el respaldo de la experiencia en seguridad informática de Red Hat. Con Red Hat Enterprise Linux 8 Beta nuestro objetivo es brindar una base de sistema operativo más segura por defecto en toda la nube híbrida.

Red Hat Enterprise Linux 8 Beta soporta tanto OpenSSL 1.1.1 como TLS 1.3, lo que permite que las aplicaciones de servidor de la plataforma utilicen los últimos estándares para la protección criptográfica de la información del cliente. También se incluyen políticas criptográficas en todo el sistema, facilitando la gestión del cumplimiento criptográfico a partir de un simple prompt sin la necesidad de modificar ni adaptar aplicaciones específicas.

3. Contenedores de Linux

Cuando Red Hat introdujo el soporte empresarial para los contenedores de Linux en Red Hat Enterprise Linux 7 estableció una norma. En la actualidad los contenedores de Linux se han convertido en un componente crítico de la transformación digital al ofrecer una guía para lograr aplicaciones empresariales más portátiles y flexibles, y con RHEL 8 Beta, Red Hat continúa liderando este cambio.

Red Hat Enterprise Linux 8 ya incluye y admite plenamente las herramientas para contenedores ligeras y basadas en estándares abiertos de Red Hat. Diseñados a partir de la seguridad informática de la empresa, Buildah (diseño de contenedores), Podman (ejecución de contenedores) y Skopeo (intercambio/búsqueda de contenedores) ayudan a los desarrolladores a encontrar, ejecutar, construir y compartir aplicaciones contenerizadas de manera más rápida y eficiente, gracias a la naturaleza distribuida y sin daemons de las herramientas.

4. Gestión de sistemas

El crecimiento de Linux en los centro de datos corporativos requiere de gestión y a menudo los administradores de sistemas nuevos deben lidiar con recursos informáticos complejos y realizar tareas difíciles que exceden sus zonas de confort. RHEL 8 Beta apunta a facilitar su tarea, cualquiera que sea su nivel de experiencia, mediante diversas mejoras en la calidad de vida, comenzando con un único panel de control uniforme a través de la Red Hat Enterprise Linux Web Console. Este panel proporciona una interfaz simplificada para gestionar más fácilmente servidores Red Hat Enterprise Linux en forma local y remota, incluso máquinas virtuales.

Composer facilita que usuarios de Red Hat Enterprise Linux nuevos y avanzados construyan e implementen imágenes personalizadas en toda la nube híbrida, desde entornos físicos y virtualizados hasta instancias de nube privada y pública. Mediante una interfaz gráfica sencilla,Composer simplifica el acceso a paquetes y procesos para construir imágenes que puedan ser implementadas. Esto significa que los usuarios pueden crear imágenes basadas en Red Hat Enterprise Linux más fácilmente —desde recursos mínimos hasta optimizados de manera específica— para una diversidad de modelos de implementación, incluidas las máquinas virtuales y los entornos de nube.

Yum 4 —la próxima generación del administrador de paquetes Yum incluido en Red Hat Enterprise Linux— proporciona un rendimiento más veloz, menores dependencias instaladas y más libertad de elección entre versiones de paquetes para atender exigencias de cargas de trabajo específicas.

5. Sistemas y almacenamiento de archivos

Stratis es un sistema de archivos de gestión de volúmenes nuevo en Red Hat Enterprise Linux 8 Beta para una administración de datos más sofisticada. Stratis abstrae las complejidades inherentes a la gestión de datos a través de una API habilitando estas capacidades sin requerir que los administradores de sistemas entiendan los matices subyacentes, logrando así un sistema de archivos más veloz y eficiente.

File System Snapshots proporciona un método más veloz para realizar tareas a nivel del archivo —como la clonación de máquinas virtuales— al mismo tiempo que ahorra espacio al consumir nuevo almacenamiento únicamente cuando se modifican los datos.

Soporte para LUKSv2 para encriptar datos en disco en combinación con Network-Bound Disk Encryption (NBDE), con el propósito de lograr mayor seguridad de los datos y un acceso más simplificado a los datos encriptados.

Comentarios de Facebook
La TI empresarial al futuro con la llegada de RHEL 8 Beta
8.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (8 Votes)
8.8

Pin It on Pinterest

Share This