“El Singapur independiente siempre ha tenido que pensar en términos estratégicos, ya que siempre enfrentamos retos existenciales” indica el Dr. Vivian Balakrishnan, Ministro de “Nación Inteligente” de Singapur.

Singapur es una Ciudad-Estado pequeña rodeada de vecinos grandes, y a menudo hostiles, que siempre ha luchado para sobrevivir. Esto se ha logrado acogiendo la globalización y buscando constantemente nuevas oportunidades para diferenciarse.

Hace quince años, explica Balakrishnan, esos significó la elección radical de ser una ciudad abierta en una región de mercados cerrados. De la misma manera, la ciudad buscó ser “un oasis de primer mundo en una región del tercer mundo”, a traves de la inversión en sistemas de alcantarillado, reforestación, prohibición de fuegos con carbón para mantener los cielos azules y multar a la población por tirar basura.

Singapur ahora ve una nueva oportunidad para distinguirse nuevamente. La ciudad ha adoptado nuevas tecnologías para convertirse en un nodo integral en un mundo digitalmente conectado. En los pasados seis meses se ha definido un nuevo y ambicioso programa de reformas digitales llamadas “La Iniciativa de Nación Inteligente”, y Balakrishnan encabeza la oficina que coordina esto.

El programa significa un cambio significativo para Singapur, su gobierno y su sociedad. Balakrishnan se reunió de manera exclusiva con FutureGov para explicar cómo casi todo en Singapur debe cambiar.

¿Por qué una Nación Inteligente?

“Algo fundamental ha cambiado y cambiará la forma en que vivimos, trabajamos, jugamos, socializamos, nos educamos y nos entretenemos”, dice Balakrishnan.

Las nuevas tecnologías han alterado la naturaleza de la sociedad y el Ministro enlista nueve plataformas clave: las computadoras, la conectividad, el World Wide Web, los medios sociales, la proliferación de sensores, el Internet de las Cosas, el Big Data, la robótica y la impresión 3D.

El gobierno de Singapur intenta aprehender estas tecnologías y otras herramientas digitales que pudieran surgir, para conseguir tres metas principales. Primero “queremos mejorar la calidad de vida de nuestra población”, dice Balakrishnan. En la práctica esto significa ciudadanos más conectados, seguros y felices, con mejor acceso a la salud, a la educación y mayor riqueza.

Segundo, “me enfoco en los trabajos. ¿Cuáles trabajos están en extinción?, ¿qué trabajos van a surgir?, ¿cuáles son las habilidades y capacidades que mi pueblo necesita para obtener estos puestos y oportunidades?” Esto significa la disponibilidad de las herramientas necesarias para trabajar en una nueva economía digital, cree el Ministro.

¿Cuáles son los trabajos que están en extinción?, ¿cuáles los que están surgiendo?

Cuando emergen nuevas plataformas se generan grandes inequidades, donde aquellos que adoptan rápidamente el cambio ganan grandes fortunas y otros pierden sus trabajos, dice el Ministro. El mundo está actualmente en este camino, agrega, pero un mayir acceso a las habilidades y herramientas requeridas en este panorama construirán una clase media floreciente.

La tercera meta es social: “¿Cómo afectarán todas estas cosas la manera en la que interactuamos como una sociedad cohesiva dados nuestros retos para existir y que somos un pueblo muy diverso? La raza y la religión continúan siendo asuntos vivos”. Singapore es una ciudad multirracial en una región que ha sufrido su cuota de tensiones en este aspecto.

Mantener una “sociedad cohesionada”

El gobierno promueve leyes comparativamente estrictas en la libertad de expresión, pero las nuevas tecnologías están cambiando cómo se comunican los ciudadanos, y el gobierno se ha tenido que adaptar.

Una “nueva revolución ha democratizado la forma de publicar: ahora cada quien puede consumir, cada quien puede publicar”. “Si todos pueden publicar, todos pueden ser escuchados” lo que ocasiona que “las formas antiguas de organización, donde el gobierno monopolizaba la información y algunos pocos hombres ricos controlaban la prensa”.

“Creemos que deberemos responder con mayor transparencia: compartir datos en tiempo real, dejar que las personas prueben su dicho con base en los hechos y argumentos, sujetos a un riguroso proceso entre pares. Es realmente una era de mayor transparencia y donde la gente crea colaborativamente soluciones” nos dice el Ministro.

“Creemos que deberemos responder con mayor transparencia”

Sin embargo, el gobierno también tiene en la mira que la democratización de la forma de publicar contenidos puede causar mayores tensiones en su sociedad. “Estamos al tanto de que algo fundamental ha cambiado. Aunque al mismo tiempo no aceptamos no aceptamos que la libertad de expresión sea el valor más fundamental” dice el Ministro.

Nuestro objetivo último es mejorar las condiciones humanas y vemos todo esto como una via para llegar a este fin. Asi, en términos de comunidad, creo que estas plataformas tecnológicas nos permiten crear una sociedad que será deseablemente más tolerante de la diversidad, pero que insitirá en la precisión”.

Mientras el gobierno ha sido capaz tradicionalmente de supervisar lo que se publica en Singapur, muchas de las nuevas plataformas de publicación están basadas fuera del país: Facebook, Youtube, incluso las grandes redes de blog como Hufftington Post. Estas publicaciones pueden ser vistas aún así en Singapur, lo cual es de alguna manera un reto para el gobierno. ¿Cómo plantea reaccionar a esta tendencia?

Balakrishnan indica que los “gobiernos reaccionarios” tienden a intentar cerrar estos sitios, “lo cual no funciona”. Otros “solamente los ignoran, lo cual tampoco funciona”. El Ministro explica: “lo que creo, y que fue reformado en mi experiencia durante la semana que murió Lee Kuan Yew, es hacer que la mayoría silenciosa se exprese. Repentinamente te das cuenta que el sentir, incluso con lo estrepitoso, crítico, cínico, se altera. La respuesta es no rechazar estas tecnologías o las publicaciones, sino movilizar a las personas de verdad para que expresen su sentir real con base en los datos y la precisión”.

Con este enfoque, el gobierno es entusiasta en ver que una sociedad tolerante emerge en línea. “Intento visualizar que puedes realmente tener una sociedad más abierta, colaborativa, cohesionada, diversa, experimentadora, que genera nuevas ideas, las prueba, las desecha, falla rápdamente y se mueve”, dice Balakrishnan.

Cómo construir una Nación Inteligente

¿Cómo hace en la práctica el Ministro para intentar construir una Nación Inteligente? Balakrishnan lidera la Oficina del Programa de Nación Inteligente, dependiente de la Oficina del Primer Ministro, y ha establecido tres capas principales sobre las cuales planea construir.

La capa base es la infraestructura. Singapore ya tiene un nodo principal del cable submarino global. Las casas en la ciudad ya están conectadas con fibra óptica, pero el gobierno intenta hacer más. “En cuanto a infraestructura, pretendemos ser los líderes, no tengan duda de eso, aunque en un sentido es una competencia injusta, porque somos pequeños”.

“En cuanto a infraestructura, pretendemos ser los líderes, no tengan duda de eso”

La siguiente capa es asegurar la habilidad de trabajar con software de frontera. Esto requiere educaciñn de empresas extranjeras. y tambiersidades del pa si no es que a programar. El pato requiere educacias casas en la ciudad ya e´oon técnica y Singapur intentará enseñar a todos algo de pensamiento computacional, si no es que a programar. El país también reentrenará a los trabajadores para ajustar la périda de empleos que se suprimen por el uso de robots y tecnología digital, dice Balakrishnan.

La tercera capa es la investigación y desarrollo: “Invertiremos o coinvertiremos con laboratorios, empresas, hospitales que estén desarrollando nueva tecnología y formas de aplicarla”, indica. Esto involucra a las universidades del país, institutos de investigación, laboratorios comerciales y también la atraccióñn de empresas extranjeras. Por encima de estas tres capas, el gobierno se enfocará en un número de dominios críticos: educación, transporte, salud, desarrollo comunitario. Pero esta “no es una lista excluyente”.

El Plan

Las áreas prioritarias se han determinado “oportunísticamente”, dice Balakrishnan, y si hay una oportunidad en otro sector, el gobierno intentará rápidamente tomarla.

La flexibilidad se articula por la estructura única de la Oficina del Programa “Nacion Inteligente” (Smart Nation Programme Office, SNPO), indica el Ministro. “Es un esfuerzo de todo el gobierno, y por eso [la SNPO] responde directamente a la Oficina del Primer Ministro”. La oficina es “muy reducida. Nuestro trabajo es alentar, comunicar, coordinar, reunir e impulsar a los actores en el escenario”.

La tarea principal de la unidad es “promover un sentido de urgencia”, agrega Balakrishnan. “No me guío sólo en términos de fechas compromiso, sino que para cada capa o dominio hay una sencilla pregunta: ¿dónde estamos con relación a la competencia?” Cuando alguna área se retrasa, la SNPO lo hará notar y establecerá qué acciones se deben realizar.

La ubicación dentro de la Oficina del Primer Ministro es vital para operar rápidamente: algunas decisiones involucran negociaciones entre las agencias de gobierno, pero el Primer Ministro Lee Hsien Loong ha establecido esta visión como una prioridad para Singapur en la próxima década. La SNPO existe para “cristalizar este tema, empujarlo y permitir que el Primer Ministro decida la dirección. El punto es que no sea atrapado por la inercia burocrática o las tensiones internas”.

De la misma manera, Singapur tiene una ventaja estructural: una Ciudad-Estado sólo tiene un nivel de gobierno, “así que si los vehículos autónomos se convierten en un estándar, incluos si no los hemos inventado aquí, el primer lugar donde podrían circular a nivel nacional sería aquí”. “Deberemos ser los primeros o de los primeros en digitalizar en alta resolución 3D cada camino, cada río, cana canal, cada tunel en el país”.

Reingeniería para el gobierno

Muchos de los objetivos de la Nación Inteligente requieren que el gobierno sea reestructurado tras bambalinas. Por ejemplo, el reciente lanzamiento de la app OneService MSO necesitó que las agencias acordaran un tiempo de respuesta común y trabajar mediante la Oficina de Servicios Municipales para responder retroalimetaciones ciudadanas.

“Veo a la revolución digital como una oportunidad para hacer reingeniería de procesos, así que si no has cambiado la forma en que haces transacciones, la forma en que procesas los requerimientos o entregas servicios, significa que no lo has entendido”, afirma Balakrishnan.

Primero, nos dice que las agencias deben publicar sus datos en tiempo real para permitir que los desarrolladores colaboren. “Si alguien más inventa una mejor app que hace más sencillo el proceso de queja ciudadana, le daremos acceso a la base de datos y al sistema que dispara las acciones dentro del gobierno para que vaya y resuelva un problema”. El Ministro quiere una “sana competencia” entre las apps desarrolladas por el gobierno y las hechas por terceros, “porque eso desemboca en una respuesta de mayor nivel de los servicios.

Segundo, el gobierno debería estar buscando hacer que sus bases de datos sean legibles por computadoras y accesibles mediante API. “A eso me refiero cuando digo democratizar al gobierno y sus servicios con el uso de tecnología”.

Tercero, las agencias de gobierno deben encontrar como trabajar juntas en la resolución de problemas. “Lo que tratamos de hacer es mejorar la sinergia y calidad de respuesta ante las quejas de los ciudadanos, y con ello hacer una reingeniería de procesos completa en la trastienda”.

Cuarto, la automatización realmente ayuda. Por ejemplo, destaca que actualmente se emplea a 70 mil personas para limpiar las calles de Singapur, y limpiar los desagües requiere que alguien manualmente quite las hojas de los árboles. La ciudad debería hacer que los robots limpien el drenaje para hacer est más eficiente.

En búsqueda de una opinión experta

El gobierno de Singapur admite que no tiene todas las respuestas, y está en busca de soporte de la comunidad, pero, a diferencia de otros gobiernos, promueve intensivamente recibir propuestas, más que sólo esperar a que surjan libremente.

“Lanza retos y mira con qué volverá la gente. Tienes que recompensarlos con la implementación de la tecnología, con la compra de servicios”. Al final hay necesidad de generar una ecosistema, agrega, con el gobierno como fondeador de la investigación y desarrollo, pagando por usar prototipos e impulsando negocios. “Esta es una economía de libre mercado, y en esta forma incentivas a las personas”.

Mucha de la tecnología no se inventará en Singapur, nos dice, pero el gobierno está atrayendo firmas de tecnología para probar sus soluciones en la ciudad. “Mi propuesta para Silicon Valley es que hay cosas que puedes hacer aquí más rápido: prototipos que puedes desplegar, sistemas que implementar”.

La SNPO nació el 24 de noviembre del año pasado, y desde entonces ha trabajado tras bambalinas para conjuntar una visión integral de la iniciativa de Nación Inteligente. En nivel nacional, el gobierno busca crear una red nacional de sensores. Mientras tanto en el nivel local se desea desplegar proyectos pequeños que permitan a los ciudadanos ver diferencias de inmediato. “Incluso las cosas simples, como tener un sistema de localizacion por GPS de cada autobús o taxi en tiempo real, y que esos datos estén disponibles para cualquier desarrollador de aplicaciones”, nos dice Balakrishnan.

En los siguientes meses se anunciarán más cosas y se abrirá un área de exhibición para mostrar la experiencia completa de Nación Inteligente en crudo, mientras se desarrolla.

“La tecnología ha cambiado. Es un gran tsunami que va a cambiar todo. Pero se trata de la gente, su calidad de vida, las oportunidades en la comunidad”. La SNPO está ahí para tomar la cresta de la ola, y mantener a Singapur a flote en la corriente de prosperidad e innovación generada por la tecnología”.

Comentarios de Facebook
Entrevista al Ministro de "Nación Inteligente" de Singapur
8.35Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
8.4

Pin It on Pinterest

Share This